El consumo de tabaco es la principal epidemia prevenible a la que se enfrenta la comunidad sanitaria


Cada año se registran en España unas 60.000 muertes relacionadas con el hábito tabáquico, que es además perjudicial para el sistema inmune

El consumo de tabaco es la principal epidemia prevenible a la que se enfrenta la comunidad sanitaria, según ha alertado el jefe del servicio de Neumología del Hospital Quirónsalud Córdoba, Luis Manuel Entrenas, que ha añadido que en España se registran cada año unas 60.000 muertes relacionadas con el hábito tabáquico.

El doctor Entrenas ha explicado hoy, con motivo del Día Mundial Sin Tabaco, que el impacto negativo del consumo de tabaco en la salud pulmonar y su asociación causal con una gran cantidad de enfermedades respiratorias están ampliamente contrastados por la evidencia científica. Además fumar también es perjudicial para el sistema inmune y su capacidad de respuesta a las infecciones, lo que hace que los fumadores sean más vulnerables a enfermedades infecciosas.

El especialista ha resaltado que son muchos los beneficios de dejar el tabaco para la salud, teniendo en cuenta que a los 20 minutos sin fumar disminuye el ritmo cardiaco y baja la tensión arterial, dentro de las 12 horas siguientes el nivel de monóxido de carbono en sangre disminuye hasta valores normales y después de 2 a 12 semanas mejora la circulación sanguínea y aumenta la función pulmonar. Además, de 1 a 9 meses tras dejar de fumar disminuye la tos y la dificultad para respirar, en un año el riesgo de cardiopatía coronaria es un 50% inferior al de un fumador, en 5 años el riesgo de accidente cerebrovascular corresponde al de un no fumador, en 10 años el riesgo de cáncer de pulmón disminuye un 50% y también se reduce el riesgo de cáncer de boca, garganta, esófago, vejiga y páncreas.

Así, los beneficios para las personas de cualquier edad que dejan de fumar son numerosos, de hecho cuando se abandona el tabaco alrededor de los 30 años se ganan casi 10 años de esperanza de vida, y las personas que dejan de fumar después de haber sufrido un ataque cardíaco tienen una probabilidad un 50% inferior de sufrir otro ataque.

El doctor Entrenas se ha referido también a cómo dejar de fumar beneficia a los niños que están expuestos al tabaquismo pasivo, sobre lo que ha señalado que disminuye el riesgo adicional de muchas enfermedades relacionadas con el tabaquismo pasivo en los pequeños como las enfermedades respiratorias (por ejemplo el asma) y la otitis.  Asimismo, abandonar el tabaco reduce la probabilidad de sufrir impotencia, de tener dificultades para quedarse embarazada, tener partos prematuros, hijos con insuficiencia ponderal al nacer o abortos.

 Con los datos disponibles de los estudios ya realizados, se considera que fumar es un factor de riesgo para el contagio de Covid-19 y está asociado a un pronóstico adverso y una progresión más negativa y grave de la enfermedad. El doctor Entrenas ha destacado que sólo el 5% de los fumadores consigue dejar de fumar mediante la fuerza de voluntad, mientras que las posibilidades de lograrlo aumentan por 10 cuando se les ayuda con un tratamiento farmacológico y consultas de seguimiento y consejos.