Los Premios Andalucía Joven 2020 reconocen a once personas y entidades por su destacada labor profesional y por su trabajo en favor de la juventud


El policía nacional cordobés, Rafael Prieto, entre los galardonados

El Instituto Andaluz de la Juventud (IAJ), organismo dependiente de la Consejería de Empleo, Formación y Trabajo Autónomo, ha hecho público, mediante resolución publicada en el Boletín Oficial de la Junta de Andalucía (BOJA), el nombre de las personas, entidades e instituciones que han sido distinguidas con el Premio Andalucía Joven 2020, cuyo fallo quedó aplazado el pasado año con motivo de la pandemia de coronavirus.

El jurado, presidido por el director general del IAJ, David Morales, y compuesto por los asesores de programa del IAJ en las ocho provincias andaluzas, así como por los vocales asesores de los servicios centrales de la entidad, ha decidido distinguir con los Premios Andalucía Joven 2020 en sus once categorías al empresario Juan Alberto Peñuela Carillo (Emprendimiento), al director y guionista Ángel Gómez Hernández (Arte y Cultura), a la boxeadora Jennifer Fernández Romero (Deporte), al biotecnólogo Alberto Parras Rodríguez (Ciencia, Innovación y Universidad), al artista plástico y diseñador Manuel Delgado Díaz, Murfin, (Promoción de Andalucía en el Exterior), a la Asociación Juvenil Carabela (Compromiso Social), a la Sección Juvenil de la Asociación de Transexuales de Andalucía-Sylvia Rivera (Orgull@s Jóvenes LGTBI), a la psicóloga y sexóloga Laura Marcilla Jiménez (Promoción de la Igualdad entre Mujeres y Hombres en la Juventud), a la empresa Grandoke (Medio Ambiente y Desarrollo Sostenible) y al policía nacional Rafael Prieto Luque (Promoción de la Inclusión Social a la Juventud con Discapacidad). Además, el jurado ha otorgado a la Federación de Asociaciones de Scouts de España (ASDE Scouts de Andalucía) el premio conmemorativo a una trayectoria de trabajo en defensa de la juventud, con motivo de la conmemoración del 40 aniversario de la autonomía de Andalucía.

Como ha explicado Morales, los Premios Andalucía Joven tienen la finalidad de distinguir y otorgar reconocimiento público a la labor desarrollada por personas jóvenes, colectivos, entidades e instituciones compuestas en su mayoría por personas jóvenes que destacan en sus respectivos campos de actividades o que desarrollan un trabajo o una actividad que repercuta de forma positiva en el colectivo juvenil de Andalucía.

El director general del IAJ ha dado la enhorabuena a todos los premiados, de quienes ha destacado “su incansable trabajo por mejorar la vida de los jóvenes andaluces en todos sus aspectos”, por lo que les ha agradecido “su continuo esfuerzo en situar a la juventud de Andalucía en primera línea de acción”.

El IAJ convocó en marzo del pasado año los Premios Andalucía Joven 2020, una convocatoria de carácter pública y abierta a la que podían presentarse todas aquellas personas menores de 35 años que quisieran, salvo para el Premio Conmemorativo a una vida por la lucha en favor de la juventud, que no tiene tal límite de edad; así como colectivos, entidades o instituciones, tanto públicas como privadas que, con su trayectoria o labor, hayan destacado por su trabajo a favor de la juventud.

En total, se presentaron 107 candidaturas en toda Andalucía, distribuidas por provincias de la siguiente manera: Almería (18), Cádiz (23), Córdoba (9), Granada (7), Huelva (7), Jaén (18), Málaga (8) y Sevilla (19).

Un cordobés galardonado

Rafael Fernando Prieto Luque ha sido premiado en la categoría de Promoción de la Inclusión Social a la Juventud con Discapacidad.

un acuerdo sin cumplir 300 millones y cientos de policias que quieren trabajar 1
José Antonio Nieto y Rafael Prieto, en una imagen de archivo / Foto: LVC

Policía Nacional de vocación, este cordobés ingresó en el Cuerpo en 2008, y cuenta con doce felicitaciones públicas por acciones reseñables y ha sido condecorado con la Medalla al Mérito Colectivo de la Asociación Arcángel Azul.

Su trayectoria profesional se vio truncada en septiembre de 2015 al sufrir un accidente de tráfico cuando circulaba con su motocicleta, en el que perdió parte de su pierna izquierda.

Un año después de su accidente, solicitó la reincorporación a la Policía Nacional, demostrando que estaba capacitado y apto en sus condiciones psicofísicas para que le reubicaran en un puesto adaptado a las nuevas circunstancias. La sorpresa negativa llegó cuando el Tribunal le propuso la jubilación forzosa. Algo que no estaba en sus planes, a lo que alegó que si bien no podía estar trabajando directamente en la calle, podía ejercer puestos en oficinas, investigación u otro lugares.

i90tmqxb 400x400 1

 

 

En este momento comienza su lucha por demostrar que está en condiciones de ejercer y que una persona con un miembro amputado no deja de ser una persona válida para la labor profesional. Finalmente, en julio de 2019 logró reincorporarse como Policía Nacional, ganando así una batalla más en su lucha por cumplir su sueño, seguir siendo útil a la sociedad como Policía Nacional.