Unos 4.000 pacientes reciben tratamiento integral frente a la Enfermedad Renal Crónica en el Reina Sofía


En el Día Mundial del Riñón, la Unidad de Nefrología recuerda la creciente prevalencia de las enfermedades renales y la importancia de tomar consciencia para prevenirlas con hábitos de vida saludables

renal
Profesionales del Reina Sofía./Foto: HURS
renal
Profesionales del Reina Sofía./Foto: HURS

El Hospital Universitario Reina Sofía conmemora un año más el Día Mundial del Riñón poniendo el foco en la importancia de los datos, que marcan una tendencia creciente en las enfermedades renales. Así, según las cifras de la Sociedad Española de Nefrología, en la última década la prevalencia ha crecido un 30%, una tendencia que también siguen los datos referentes a la incidencia, que se sitúan en estos momentos en 152 personas por millón de población. Sólo en la Córdoba, la Unidad de Nefrología del hospital atiende a cerca de 4.000 pacientes con diferente grado de daño renal y se estima que, en la provincia, unas 80.000 personas puedan estar afectadas.

En este contexto, el Hospital Reina Sofía hace un llamamiento a la importancia de los hábitos de vida saludables que son, según ha destacado la directora gerente, Valle García, “la mejor herramienta que tenemos para revertir los datos”. En esta línea, ha señalado que “los profesionales, gestores, asociaciones y LA sociedad tenemos que implementar acciones centradas en la atención integral del paciente y fomentar la educación sanitaria. Debemos implicar al paciente, a su entorno familiar y cuidadores en todo el proceso de su enfermedad y en la toma de decisiones sobre su tratamiento”.

La Unidad de Nefrología del centro lleva años ofreciendo una cartera de servicios integral que ofrezca a los pacientes con enfermedad renal mantener la mayor calidad de vida posible. Esta idea es precisamente la que centra el lema de la campaña del Día Mundial del Riñón ‘Viviendo bien con enfermedad renal’ y que hoy se ha personalizado en el testimonio de Antonio Miguel Granados, cordobés de 45 años que lleva un mes recibiendo diálisis peritoneal en su domicilio. 

Según ha explicado Antonio Miguel “me detectaron una enfermedad hereditaria, una poliquistosis renal en el año 2007. Desde ese momento empecé a venir al hospital para seguir revisiones en consultas y en el año 2019 empezó mi etapa en prediálisis. Inicié mi tratamiento de hemodiálisis en el centro en septiembre de 2020 y, posteriormente, me decidí a recibirlo en mi casa, tras la información recibida por mi nefrológa y enfermera. No lo dudé porque además ha coincidido con toda la pandemia, por lo que también me sentía más seguro”. 

Sagrario Soriano, directora de la Unidad de Nefrología, explica que desde hace un par de años el hospital ha impulsado esta modalidad de diálisis que ofrece numerosas ventajas para el paciente –comodidad, seguridad, independencia y calidad de vida- y que sólo requiere una formación previa que recibe en el propio hospital y la implantación de un catéter, por parte de Cirugía, un procedimiento muy sencillo. 

Este impulso ha permitido que el número de pacientes que inician diálisis en domicilio sea en estos momentos un 20% del total de pacientes que comienzan a recibir diálisis  (150 personas en 2020) y que el total de pacientes en esta modalidad se haya triplicado en estos últimos dos años, una cifra que “queremos seguir aumentando porque no podemos olvidar que nuestro trabajo no sólo consiste en ofrecer un tratamiento, sino hacerlo aportando también la mejor calidad de vida posible para cada uno de nuestros pacientes”.