Sansueña, un trocito de “nuestra casa común”


El Colegio Concertado Trinidad Sansueña lleva participando activamente en el programa ALDEA de Educación Ambiental varios años

Alumnos del Colegio Trinidad Sansueña./Foto: LVC
Uno de los proyectos sobre el que trabajan los alumnos del Colegio Trinidad Sansueña./Foto: LVC
Uno de los proyectos sobre el que trabajan los alumnos del Colegio Trinidad Sansueña./Foto: LVC

Va para 6 años que el Papa Francisco escribió la encíclica Laudato Sí, sobre el cuidado de la casa común, donde trataba ampliamente y desde el punto de vista católico, como no podía ser de otra manera, cuál debía de ser nuestro comportamiento en relación con la naturaleza.

En ella se nos habla de la contaminación, el cambio climático, el problema de agua, la disminución de la calidad de la vida humana y el deterioro de la sociedad, la cultura de desperdiciar, el clima como un bien común, la desigualdad global, y un montón de problemas más que está sufriendo la tierra como consecuencia de nuestro comportamiento.

El Papa nos presenta la luz que ofrece la fe; la sabiduría en relación con los problemas planteados que se recogen en los relatos bíblicos; nos muestra el misterio del universo; la importancia del mensaje de la Creación y el deber que cada uno de nosotros tenemos de mantener su armonía; el destino común que deben tener los bienes, etc. En definitiva, un amplio análisis de los problemas que hoy nos envuelven y que están poniendo en peligro la continuidad de la vida.

Cuando trata la Ecología hace referencia a la medioambiental, económica, social, cultural y hasta a la ecología de la vida diaria, con todo lo que ello conlleva: empleo de la tecnología, la globalización, la crisis y los efectos del antropocentrismo moderno, el relativismo, la necesidad de proteger el empleo, etc.

Los alumnos de Trinidad Sansueña no permanecen quietos.

Alumnos del Colegio Trinidad Sansueña./Foto: LVC

El Colegio Concertado Trinidad Sansueña lleva participando activamente en el programa ALDEA de Educación Ambiental unos años. En este, aunque de manera más lenta en lo que se refiere a la realización de actividades por motivo de la covid, tampoco se rinde y sigue adelante con proyectos como el Semilla para procurar aportar su granito de arena en el mantenimiento de las condiciones del medio ambiente.

Antes de las vacaciones de Navidad, los alumnos de 3º de la ESO estuvieron colaborando en la limpieza y siembra de especies aromáticas en algunos arriates del colegio para crear un pequeño jardín botánico que pudiera servir para, por ejemplo, las clases de naturaleza, de biología e incluso de religión.

El día 15 de enero los alumnos de Biología de 1º de Bachillerato pudieron disfrutar de una clase al aire libre donde fueron capaces de poner en práctica, in situ, muchos de los conceptos aprendidos en el aula gracias al pequeño rincón de biodiversidad que se está creando en el centro.

Esos mismos alumnos, hoy ya en bachillerato, fueron los pioneros en el programa ALDEA en el centro y pudieron comprobar el resultado de sus esfuerzos de hace dos años cuando instalaron el sistema de riego por goteo que hoy da vida a las numerosas especies sembradas.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here