Una campaña alerta de los riesgos de los dispositivos electrónicos


El delegado de Consumo, Antonio Álvarez, señala que desde las pantallas "se nos bombardea con información que busca determinados hábitos de compra"

campaña
Antonio Álvarez, en la presentación de la campaña 'Pantallas'. /Foto: LVC

Todos los dispositivos tecnológicos disponen de pantallas a través de las cuales se recibe la información. Ordenadores, portátiles, tabletas o teléfonos son elementos consustanciales a la vida de cualquiera y no están exentos de riesgos sobre los que alerta una campaña que pone en marcha la Delegación de Consumo del Ayuntamiento de Córdoba.

campaña
Antonio Álvarez, en la presentación de la campaña ‘Pantallas’. /Foto: LVC

‘Pantallas’ es el nombre de esta campaña que, según el concejal Antonio Álvarez, en alusión a este soporte “que tiene sus riesgos y sus beneficios”. Entre los primeros ha destacado el número de horas “que afectan a la salud física y psicológica”, situaciones de sedentarismo, propensión a la obesidad, así como en la salud psicológica, por ejemplo, está la privación de determinadas emociones.

El Ayuntamiento ha editado 95.000 ejemplares de un folleto donde se explica la campaña ‘Pantallas’. El grueso de los mismos llegará a los domicilios de los cordobeses a través del buzoneo, pero también se repartirán en los centros cívicos y en los colegios. Además, se instalarán tres pantallas para explicar la campaña, que se ubicarán en los centros cívicos de Lepanto y Poniente Sur así como en el patio central del edificio municipal de Gran Capitán.

Álvarez ha insistido en la relación que tiene esta campaña con los consumidores, ya que desde las pantallas “se nos bombardea con información que busca determinados hábitos de compra”.

Mensajes de la campaña

El folleto informativo presentado en esta campaña informa a la ciudadanía sobre el “mito de las pantallas”, cómo funciona nuestro ancestral cerebro ante los estímulos digitales, cómo afectan las pantallas a nuestra salud física y psicológica o a nuestro comportamiento presente y futuro.

Así también, se informa sobre como el uso lúdico de las pantallas afectan a la inteligencia y al rendimiento educativo, la privacidad, datos personales y la publicidad basada en nuestro comportamiento en Internet. Por último, se dan consejos prácticos generales y se hace hincapié en qué pueden hacer los padres de familia y los docentes.