La Juventud Protectora de las Ermitas, candidata a un premio de la Fundación Mutua Madrileña


Este colectivo desarrolla su labor desde la pasada primavera con Cáritas de la parroquia del Parque Figueroa

bangassou ermitas
Misa celebrada en las Ermitas por el obispo de Bangassou, Juan José Aguirre. /Foto: Amigos de las Ermitas

La Juventud Protectora de las Ermitas es uno de los colectivos aspirantes al VIII Premio al Voluntariado Universitario de la Fundación Mutua Madrileña, cuyo objetivo es reconocer, apoyar y promover la labor de los jóvenes universitarios que colaboran en proyectos de voluntariado social.

En este caso, la Juventud Protectora de Las Ermitas lleva trabajando desde la pasada primavera en Cáritas de la parroquia del Parque Figueroa, ante la alarma social desatada por el aumento de paro y desesperación generados por la pandemia del coronavirus. 

Estos jóvenes consideran que “debido a que el verdadero impacto de la crisis aún está por llegar, la parroquia del Figueroa sigue necesitando ayuda para responder contundentemente ante las consecuencias de cientos de empleos y negocios destruidos”.

El apoyo a la candidatura de la Juventud Protectora de las Ermitas es muy simple: sólo hay que ver y compartir el vídeo que figura en esta noticia, tanto en mensajes como a través de las redes sociales, para así poder optar al premio que concede la Fundación Mutua Madrileña.

El primer premio está dotado con 10.000 euros, y también hay cinco segundos premios de 5.000 euros. El jurado valora aspectos cuantitativos y cualitativos del proyecto presentado -en este caso, la ayuda a Cáritas del Parque Figueroa- pero también tiene en cuenta el número de visualizaciones que ha tenido el vídeo en el que explican su labor.

La colaboración de la Juventud Protectora de las Ermitas

La situación en el Parque Figueroa es extremadamente delicada. Al poco de iniciarse el confinamiento, la parroquia detectó cómo se incrementaba de forma exponencial el número de personas que solicitaban ayuda. Los ERTE, los despidos y la pérdida de empleos precarios agudizó una situación que encontró en la parroquia de Nuestra Señora de la Asunción su única tabla de salvación. 

Los bancos de la iglesia llenos de lotes de comida se convirtieron en una imagen dramática que despertó la solidaridad de los cordobeses, como es el caso de la Juventud Protectora de las Ermitas, que más allá de ofrecer una ayuda material quieren brindar a estas personas las herramientas necesarias para superar esta situación. 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here