Satse denuncia la fuga de talento enfermero


Satse considera que la precariedad laboral que sufre el colectivo junto a los bajos salarios lleva a los nuevos graduados a salir del país

Enfermeras./Foto: Satse coronavirus
Enfermeras./Foto: SATSE
Enfermeras./Foto: Satse
Enfermeras./Foto: Satse

El Sindicato de Enfermería, Satse, ha denunciado que las precarias condiciones laborales que ofrecen los distintos servicios de salud a las enfermeras y enfermeros graduados, con salarios de unos 1.300 euros brutos, siguen provocando la fuga de talento enfermero a otros países, algo especialmente perjudicial cuando se producen crisis sanitarias como la actual de la Covid-19.

Esta falta de reconocimiento salarial, junto a la alta temporalidad y precariedad que sufren, encadenando, en el mejor de los casos, contratos de días o semanas, lleva a muchos jóvenes enfermeros y enfermeras graduados a no ver otra alternativa que emigrar a otros países europeos o de fuera del continente en busca de mejores condiciones laborales y retributivas. Una lamentable realidad laboral a la que se suman las difíciles y penosas condiciones de su ejercicio diario, al estar expuestos de manera permanente a numerosos riesgos físicos y psicológicos de todo tipo, añade.

En este sentido, la organización sindical recuerda que España está haciendo una inversión muy importante para formar y capacitar a las enfermeras en sus cuatro años de Grado universitario y dos años más si optan por hacer una especialidad, y son otros países los que se están aprovechando, de la excelencia formación universitaria mejorando sus sistemas sanitarios de salud sin coste adicional alguno.

Las perjudiciales consecuencias de esta fuga de talento enfermero a otros países, con miles de profesionales trabajando fuera de España, se han constatado especialmente durante la actual crisis sanitaria de la Covid-19, al no poder recurrir a ellos y ellas para atender y cuidar como se merecen a todas las personas afectadas por la enfermedad o para realizar labores de detección y seguimiento de la misma, sin olvidar el resto de patologías y procesos de mejora de la salud que requieren de estos profesionales.

Todo ello indica, a juicio de Satse, que la mayoría de los países europeos tienen muy clara la necesidad de incrementar sus plantillas de enfermeras y enfermeros, algo que sigue sin suceder en España por la escasa capacidad  de nuestras autoridades sanitarias para dar respuesta a las necesidades actuales y futuras en materia de salud del conjunto de la ciudadanía.