Ayre Córdoba, el hotel que ha sabido estar


El hotel cordobés se ha convertido en una de las alternativas de ocio y turismo en este verano de restricciones.

Entrada al Ayre Hotel Córdoba./Foto: Irene Lucena
Zona de piscina del Ayre Hotel Córdoba./Foto: Irene Lucena

Los cordobeses más castizos, y tradicionalmente aficionados al vino de Montilla-Moriles, cuando recibían un contratiempo o un disgusto solían decir, jocosamente, eso de ‘buscadme una taberna de guardia’. Aunque cada vez quedan menos tabernas de aquellas antiguas, alguna de guardia ha habido a pesar de la pandemia. Pero no ha sido el único tipo de establecimientos que han estado en estos tiempos complicados. Algunos hoteles, esas infraestructuras que miman nuestra principal fuente de ingresos, o sea, el turismo, aprovecharon el confinamiento para efectuar reformas, mejorar instalaciones, adaptarlas a las nuevas medidas sanitarias y tratar de que en el verano, los turistas que por aquí recalaran, tuvieran un lugar para llevarse de Córdoba un gran recuerdo. El hotel Ayre ha sido uno de ellos. Y desde luego, el visitante que haya disfrutado en estos días de sus instalaciones se lleva para sí uno de los rincones más privilegiados de la ciudad.

Situado en la calle Poeta Alonso Bonilla, 3, Ayre Hotel Córdoba ya ofrece, solo con su ubicación, una gran parcela de la zona noble de la ciudad, de la sierra urbanizada, tranquila y con bastantes grados centígrados menos que algo más abajo. Aunque las instalaciones son conocidas por muchos cordobeses – anteriormente el edificio pertenecía a otra cadena- los nuevos propietarios han procurado darle un nuevo aire (y esto no pretende ser un fácil juego de palabras) y desde luego que lo han conseguido.

Adaptado a las circunstancias

Lo más importante, sobre todo en este verano y en los meses venideros, es que la dirección del Ayre Córdoba ha aprovechado la situación sanitaria para adaptar las instalaciones sin perder un ápice de calidad en las mismas ni en el servicio. Salvo las obligadas medidas en cuanto al aforo, las cuales, obviamente, reducen el número de mesas y obliga a realizar reservas tanto en la nueva terraza como en su restaurante gastronómico, Ayre Córdoba sigue siendo un lugar para disfrutar desde una excelente cena con los amigos hasta la celebración de un evento familiar o profesional, eventos que se siguen desarrollando con todas las garantías, tutelados por un monitor preparado a tal efecto y que está pendiente de que se respeten las normas sin perder por ello frescura ni diversión.

Su nueva terraza surgió durante el confinamiento como una alternativa a esta nueva situación y el hotel, y sus clientes, han salido ganando. El mayor atractivo es su barbacoa de piedra volcánica, a parte de poder disfrutar del aire libre, que permite elaborar platos de carne o pescado con un toque muy especial que ya se ha convertido en marca de la casa en estos escasos meses. Una terraza próxima a la piscina, que es uno de los valores añadidos de este hotel en la calurosa Córdoba y que ha permanecido abierta durante este verano, con tal éxito de afluencia, que han decidido prolongar el servicio hasta el 10 de septiembre. Una piscina abierta al público – hasta cubrir aforo- y con precios que oscilan desde los 15 € entre semana a los 18 € los fines de semana, sensiblemente reducidos para niños (10 €) o si accedemos a ella por la tarde. Han compartimentado los espacios para respetar las preceptivas medidas de seguridad y sobre todo, podemos disfrutar de su terraza y por tanto de esa magnífica barbacoa. Para muchos que han decidido no salir este verano de la ciudad ha sido y todavía es una excelente oportunidad de contar con unos ratos de ocio y descanso a escasos minutos del centro.

Como quiera que la respuesta, sobre todo de los cordobeses, ha sido muy buena durante este verano (también la de Ayre Córdoba, que ha querido estar abierta para nosotros), en breve también se podrá disfrutar de música en vivo en esa terraza al aire libre, los jueves por la noche, para que la velada se convierta además en inolvidable.

El restaurante

Además de la terraza, Ayre Córdoba ofrece un restaurante gastronómico que es una absoluta delicia. Hay que decir, en primer lugar, que siendo conscientes de la situación actual, una de las primeras cosas que hicieron fue una bajada de precios en los platos sin perder, eso sí, nada de calidad. Calidad que encontramos en una estupenda oferta de cocina tradicional y mediterránea con ciertos toques innovadores. En realidad, el restaurante nos permite disfrutar de un menú degustación enmaridado con una sinfonía de vinos que van desde el fino, pasando por el Rueda verdejo, Ribera del Duero, un cava catalán y un Pedro Ximénez para el postre. Un menú de 4 pases que no es cerrado, lo que nos permite elegir qué queremos comer. Eso sí, y como ya hemos dicho antes, el servicio es bajo reserva que se debe realizar llamando al número 629755597, utilizando también Whatsapp o por correo electrónico en [email protected]

Habitaciones reformadas

En este periodo y como hemos comentado antes, la dirección de Ayre Hotel ha decidido realizar ciertas reformas no solo debido a la normativa sanitaria sino, aprovechando un menor flujo de reservas, adecuar las habitaciones con una nueva y funcional decoración. Bueno, lo del menor flujo de visitas es relativo, porque de las 156 habitaciones de las que dispone el hotel, durante estos meses la media de ocupación ha oscilado entre las 101 y las 117. Habitaciones ya de por sí espaciosas y cómodas pero iluminadas con tonos más claros y nuevo mobiliario, muchas de ellas con extraordinarias vistas al cuidado exterior del hotel.

Aún queda verano por delante. Ayre Hotel reabrió el pasado 27 de junio y se ha volcado por atender no solo al turista sino a los cordobeses que han disfrutado de su terraza y piscina. Va a continuar haciéndolo en los próximos meses adecuando la oferta a la temporada y las temperaturas, enriqueciéndola y tratando además de que la denominada ‘nueva normalidad’ se parezca a la anterior y que la vida no se detenga, solo se posponga en algunos casos con eventos que, obligadamente, han tenido que retrasarse, pero que tienen en Ayre Hotel el marco más feliz para celebrarse.

A pesar de las circunstancias, el  hotel Ayre Córdoba no solo ha mantenido su línea de calidad y atención, sino que ha querido y sabido estar. Y eso es muy de agradecer.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here