Satse, en desacuerdo con la propuesta sobre la enfermera escolar


El Sindicato de Enfermería afirma que las medidas "son claramente deficitarias y no garantizan en optimas condiciones la salud de los menores escolarizados"

Satse feuso
Enfermera con un escolar. /Foto: Satse

El Sindicato de Enfermería, Satse, en Andalucía ha denunciado que la pretensión de la enfermera escolar que pretende implantar de cara al inicio del curso la Junta de Andalucía “es una mera entelequia y un engaño para toda la comunidad docente, ya que no tendrá labor presencial ni asistencial en los colegios, limitando sus actuaciones a un mera llamada telefónica sólo en horario de 08:30 a 14:30″. Así consta en el protocolo elaborado por la Consejería de Salud y Familias, y al que ha tenido acceso Satse, en el que “ni siquiera contempla la contratación de más enfermeras para cumplir esta nueva función para garantizar la salud de los menores en los centros escolares, así como dotar de mayor confianza y seguridad, tanto al profesorado como a las familias que tienen a sus hijos escolarizados”.

Satse
Enfermera con un escolar. /Foto: Satse

En concreto, el denominado protocolo de actuación del referente covid-19 en los colegios establece, tal y como detalla el Sindicato de Enfermería, que cada Distrito sanitario de Atención Primaria deberá designar, como mínimo, una enfermera referente por Zona Básica, en función del número y tamaño de los colegios a atender, a la cual se le impone la atención a los centros escolares que existan en su ámbito de influencia.

Tal y como viene denunciando Satse, con este protocolo “queda claro que la Consejería de Salud pretende así imponer nuevas funciones a una plantilla de enfermeras ya de por sí saturada y sobrecargada en vez de apostar por la contratación de más personal”. Actualmente, explica la organización sindical, “las enfermeras de los centros de atención primaria continúan realizando su labor asistencial propia pero incrementada por el aumento de positivos por covid, el seguimiento de los casos positivos, la clasificación en las puertas de los centros de salud y las visitas domiciliarias, actividad asistencial, tareas a las que Salud va a sumar la interlocución con los centros escolares, además de mantener la actividad asistencial diaria y cuidados a la población existente en la cartera de servicios habitual de atención primaria por los enfermeros”.

En cuanto a la actividad a desarrollar por este referente, el protocolo indica que ejercerá como persona de contacto e interlocución entre los centros de salud y escolar de forma telefónica y en horario y sólo disponible de lunes a viernes de 08:30 a 14:30. También deja claro, según expone Satse, que “no tendrá labor presencial ni asistencial en el centro escolar, salvo una primera visita de presentación al equipo directivo de sus colegios asignados y eventualmente a petición del interlocutor covid del colegio al claustro de profesores, APA, etc”.

Satse reclama más contrataciones

Para Satse, estas medidas “son claramente deficitarias y no garantizan en optimas condiciones la salud de los menores escolarizados, insistiendo en que para garantizar una reanudación segura del curso escolar es necesario contar de manera presencial con enfermeras en los centros educativos y durante todo el horario escolar, ya que son los profesionales sanitarios los que, por conocimientos, competencia y cualificación, garantizan  la mejor respuesta a las necesidades asistenciales y de prevención y promoción de la salud en los colegios”.

Ante un caso con síntomas (fiebre, cefalea, tos…), el protocolo establece que el referente covid designado por el centro escolar, en este caso un docente, se pondrá en contacto con el referente del centro sanitario, cuando, a juicio de Satse, “lo conveniente para la salud de los menores, sería la presencia directa de, al menos, una enfermera en cada centro escolar, evitando así que sean miembros de la comunidad educativa a lo que se les impone asumir responsabilidades sanitarias para lo que no tienen competencias ni están formados para ello, pues no son profesionales sanitarios”.

Además de la labor asistencial y de prevención y promoción de hábitos de vida saludable entre los alumnos, el Sindicato de Enfermería recalca que la enfermera escolar “liberaría al profesorado de la imposición de valorar síntomas o proporcionar una atención sanitaria para la cual no está formado ni tiene competencias”.

Por todo ello, el Sindicato de Enfermería concluye exigiendo al Gobierno andaluz que “priorice la protección de la salud de los menores, a través de la dotación necesaria de enfermeras escolares, los cuales deben tener una adscripción y dependencia directa y exclusiva del centro de atención primaria de referencia, pero con presencia continua en el centro escolar que corresponda y en plena coordinación y colaboración con el resto de la comunidad educativa”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here