Miguel Ángel Torres, alfarero de La Rambla, Premio Andaluz a la Artesanía


Fallados los III Premios a la Artesanía de Andalucía que distinguen la innovación, creatividad, responsabilidad medioambiental, promoción y comercialización a favor de esta actividad

Miguel Ángel Torres./Foto: LVC
Miguel Ángel Torres./Foto: LVC

Los III Premios a la Artesanía de Andalucía, convocados por la Consejería de Economía, Conocimiento, Empresas y Universidad para reconocer a empresas y personas artesanas por su contribución al desarrollo del sector en la comunidad, han recaído sobre Miguel Ángel Torres, José Manuel Rivas, José Ignacio Rua y Melchor Martínez en las cuatro modalidades con las que cuentan estos galardones. Estas distinciones premian la innovación, la creatividad, la responsabilidad medioambiental, así como las iniciativas dirigidas a fomentar la promoción y la comercialización de esa actividad profesional. 

En esta edición, el jurado ha decidido otorgar el Premio Andaluz a la Artesanía al alfarero Miguel Ángel Torres (La Rambla). En esta categoría se valoran los años de dedicación al oficio y la trayectoria consolidada y ampliamente reconocida de la persona artesana que opta a este galardón. 

Torres acumula una experiencia profesional de más de treinta años y es un gran defensor y divulgador de la alfarería y la cerámica totalmente artesanales. Apuesta por la mejora de los métodos tradicionales y su combinación con técnicas innovadoras y nuevos materiales. En el año 2014 fue reconocido con la distinción de Maestro Artesano. Dedica parte de su actividad a la transmisión de sus conocimientos organizando cursos de alfarería en su taller. De esta faceta deriva la creación de COCER-Colectivo Cerámico de la Rambla, que tiene como objetivo fomentar el aspecto cultural, económico y turístico de la cerámica de esta localidad.

José Manuel Rivas (Rincón de la Victoria, Málaga), dedicado a la marroquinería, ha sido galardonado en la modalidad de Obra Singular, en la que se tiene en cuenta la maestría en las técnicas utilizadas, así como su originalidad. También se pone el acento en la innovación en el uso de los materiales empleados y que la obra sea inédita y original a partir de la reinterpretación de la artesanía tradicional andaluza. 

Rivas es un apasionado del arte y del cuero y su obra está influenciada por su bisabuelo, que confeccionaba zapatos a medida. Desde siempre le llamó la atención el potencial de la piel para la elaboración de artículos de toda índole y como soporte artístico. Inició su formación en un taller de Melilla y, posteriormente, continuó su formación como técnico de artes plásticas y diseño en la Escuela de Arte de Córdoba. Su especialidad es el cordobán y el guadamecí, repujado en cuero y marroquinería, aunque también trabaja en proyectos en los que pone en práctica el reciclado de cuero. 

José Ignacio Rua (Santa Ana La Real, Huelva), con destacada trayectoria en marquetería, se ha alzado con la distinción en la categoría de Innovación e Investigación en Artesanía. En este apartado se da prioridad a aquellas piezas que hayan conseguido un alto nivel de calidad, así como a los proyectos presentados que incorporen TIC, tanto en procesos como en productos.

Rua acumula más de treinta años de trayectoria, un periodo en el que ha apostado por redescubrir pero también por mantener las técnicas tradicionales, en las que prima el proceso no mecanizado de la producción. Sigue participando en numerosas ferias de artesanía y exposiciones tanto nacionales como internacionales, y su taller ha sido merecedor de diversos premios que reconocen su obra. 

El galardón a la Calidad en la Promoción y Comercialización se ha concedido al alfarero Melchor Martínez (Úbeda, Jaén). En esta modalidad se priman las candidatura que presenten campañas que hayan contribuido a mejorar el acceso de los productos artesanos a nuevos canales de comercialización nacionales o internacionales, así como programas que hayan favorecido la adaptación de la producción artesanal a los nuevos mercados emergentes.

Melchor Martínez ostenta la distinción de Maestro Artesano y su taller cuenta con la declaración de Punto de Interés Artesanal de Andalucía. La internacionalización de su negocio le ha permitido exportar piezas a varios países extranjeros, entre ellos Estados Unidos. Es impulsor de la innovadora idea de ‘La Casa del Alfarero’, el primer alojamiento temático inspirado en la artesanía; y desarrolla a diario su actividad en un taller que data de la época árabe, concretamente del siglo XI, que sigue conservándose prácticamente en su estado original.

 El jurado encargado de emitir el fallo está compuesto por representantes de la Junta de Andalucía, del sector artesanal, así como de los agentes sociales y económicos, de asociaciones de consumidores y de expertos en esta materia. Todos ellos han tenido que valorar casi una treintena de solicitudes presentadas a esta edición. Los premios se entregarán el próximo mes de octubre. 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here