Investigadores del Ifapa identifican los compuestos del vino responsables de sus propiedades saludables

125

Dichos compuestos son unos antioxidantes denominados 'taninos' cuyo impacto en el cuerpo humano depende de su procedencia

Junta Ifapa
Cata de vino./Foto: LVC
Junta Ifapa
Cata de vino./Foto: LVC

Investigadores del Instituto de Investigación y Formación Agraria y Pesquera de Andalucía (Ifapa) Alameda del Obispo, ubicado en Córdoba y dependiente de la Consejería de Agricultura, Ganadería, Pesca y Desarrollo Sostenible, han identificado los compuestos responsables de algunos de los efectos saludables del consumo moderado de vino y de compuestos similares presentes en las semillas de uva.

Según informa la Junta en una nota, dichos compuestos son unos antioxidantes denominados ‘taninos’ cuyo impacto en el cuerpo humano depende de su procedencia, ya que el organismo absorbe y transforma de formas diferentes estos elementos en función de su origen y estructura.

En concreto, este estudio del Ifapa ha sido realizado por un equipo internacional de expertos formado por investigadores del Grupo de Alimentación y Salud del centro Ifapa Alameda del Obispo, ubicado en Córdoba (José Luis Ordóñez, Gema Pereira y José Manuel Moreno-Rojas) en colaboración con profesionales de las universidades de Davis (Estados Unidos), Parma (Italia) y Montpellier (Francia) y del Australian Wine Research Institute (Australia).

La relevancia de sus conclusiones queda plasmada en la publicación especializada ‘Food & Function’ de la Sociedad Real de Química (Royal Society of Chemistry).

Así, gracias al trabajo interdisciplinar de los diferentes expertos implicados en el estudio, se han determinado un total de 85 compuestos procedentes de la absorción y metabolismo de dos extractos de taninos procedentes del vino tinto (de la variedad ‘Cabernet Sauvignon’) y de semilla de uva (‘Vitis vinifera L. cv. Cabernet Sauvignon’), respectivamente.

Además de la repercusión directa de este descubrimiento en relación al conocimiento de las propiedades intrínsecas de estos productos, destaca especialmente el posible incremento de valor añadido que la investigación aporta a las semillas de uva. Esta condición saludable de su consumo podría potenciar su empleabilidad en la elaboración de alimentos funcionales, aumentando así la rentabilidad de un producto que, ‘a priori’, podría considerarse con poco aprovechamiento.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here