La encrucijada de los campings en la ‘desescalada’


Los campings se debaten entre "la inviabilidad" de reabrir este lunes y las condiciones

Bungalow en un campings, en una imagen de archivo./Foto: LVC
Bungalow en un camping, en una imagen de archivo./Foto: LVC
Bungalow en un campings, en una imagen de archivo./Foto: LVC
Bungalow en un camping, en una imagen de archivo./Foto: LVC

Los campings de la provincia de Córdoba se debaten entre “la inviabilidad” de reabrir este lunes y cómo afrontar las condiciones de dicha reapertura ante el plan de desescalada puesto en marcha por el Gobierno central y en el que dichas instalaciones, que fueron obligadas a cerrar a mediados de marzo, podrán volver a abrir sus puertas a partir del día 11 de mayo.

En este sentido, en plena Sierra de Córdoba se encuentra el camping Los Villares, desde el que destacan a Europa Press que llevan “desde hace unos días acondicionando los distintos espacios” para la puesta a punto de cara a abrir de nuevo este lunes.

No obstante, recelan de la acogida que pueda tener la apertura al no estar permitido el uso de zonas comunes y baños, entre otras condiciones, si bien confían en las reservas de caravanas y autocaravanas, para lo que trabajan en un espacio para unos 30 vehículos, aunque en estos momentos para ciudadanos de la provincia.

Además, confirman que prevén reabrir la terraza del restaurante al 50 por ciento, aunque apuntan a “los costes que ello supondrá”. Aún con todo, animan a la ciudadanía a acudir a Los Villares, “una zona de sierra que tanto beneficio aporta en estos momentos”.

Al sur de la provincia, en la orilla del mayor pantano de Andalucía, en la localidad de Iznájar se ubica el camping Valdearenas, con el planteamiento de “abrir a finales de mes”, condicionados por los desplazamientos que se permitan, y “unos días antes preparar las instalaciones con las labores de limpieza y puesta en funcionamiento”. “Es imposible abrir el día 11”, según subrayan.

En relación a la reapertura, comentan que “los campings necesitan de zonas comunes, como los aseos, las duchas, los lavaderos y fregaderos”, de ahí que consideren que “no es viable no utilizar estas zonas” y reabrir las puertas, de modo que ven “muy complicada” la reapertura “hasta finales de mes”.

Así, con una capacidad de 40 parcelas de acampada, nueve para caravanas y diez cabañas de madera, cuestionan abrir este lunes, agregando que es “imposible” también ante la circulación limitada y auguran que no van a contar este año “con clientes extranjeros”.

No obstante, aseveran que la intención en estos momentos sería “contemplar la situación como una pretemporada, si se permiten los desplazamientos en la provincia”, porque “esto es una empresa y hay muchas personas implicadas”, por lo que “hay que ver las medidas”, precisan desde el cámping, advirtiendo de los cambios en distintas normativas “en menos de 24 horas, con tanta variación de opiniones y de directrices”.

“Es complicado tomar decisiones”, reconocen, a la vez que precisan que en este mes tenían reservas y “se han caído muchas desde que se cerró, con muchos campeonatos que había por medio, la Semana Santa, el puente del 1 de mayo, las romerías de San Marcos y San Isidro a nivel local”, así como “muchos grupos de campamentos infantiles escolares, que se han anulado”.

En este caso, destacan que el mes de abril es “muy bueno” para la facturación y este año había fechas de dicho mes y marzo en las que “el camping estaba prácticamente completo”. También, puntualizan que la idea es la apertura del bar del camping “en sintonía” con el resto de las instalaciones, en las que “hay que hacer todo tipo de limpieza”.

“EL 80% DE LOS CLIENTES, DE FUERA DE LA PROVINCIA”

También junto a otro gran embalse y en las estribaciones de Sierra Morena, en este caso La Breña, en el término de Almodóvar del Río, se localiza el camping con el mismo nombre que el pantano y en el que los administradores “todos los días” están pendientes del Boletín Oficial del Estado (BOE) para conocer más medidas de cara a su reapertura.

Al hilo de ello, apuntan sobre la utilización de zonas comunes que “algunas autocaravanas tienen duchas y baños muy limitados” y ante ello dudan que puedan “admitir a una autocaravana sin poder darle los servicios de usos múltiples”.

Asimismo, preguntan si tendrían que “poner un turno de tres empleados” para abrir los aseos durante las 24 horas, en caso de que hubiera que “bloquear las puertas para que no pueda entrar una persona hasta que se desinfecte el baño”, a la vez que esperan conocer las medidas para abrir “los ‘bungalows’ con aseos propios” y añaden que “no se sabe si se va autorizar abrir la piscina con el calor que hace en Córdoba”.

El camping cuenta con 254 parcelas y un bar, “que está subarrendado y la intención es no abrir en una primera fase”, porque “dependen del personal que entre en el camping y en las circunstancias en las que se está no se sabe cuántos clientes va a haber, empezando que sólo pueden ser turistas de la provincia, cuando el 80 por ciento de los clientes son de fuera de la provincia”.

Según explican, cuentan con caravanas fijas que tienen un contrato anual y ante ello se mantiene la vigilancia por la noche y el día durante el estado de alarma, todo ello sin personas hospedadas, dado que no las tienen como vivienda habitual, a lo que agregan que el día anterior al que se declaró el estado de alarma, a mediados de marzo, salió del recinto la última autocavarana con personas de nacionalidad holandesa, que estuvieron diez días.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here