El Hospital San Juan de Dios de Córdoba registra 130 nacimientos durante la cuarentena


La ausencia de visitas y la incorporación de medidas de protección durante el parto han marcado la diferencia respecto a los alumbramientos habituales

María Jesús con su marido y su hija Celia en su habitación del Hospital San Juan de Dios de Córdoba./Foto: LVC
María Jesús con su marido y su hija Celia en su habitación del Hospital San Juan de Dios de Córdoba./Foto: LVC
María Jesús con su marido y su hija Celia en su habitación del Hospital San Juan de Dios de Córdoba./Foto: LVC
María Jesús con su marido y su hija Celia en su habitación del Hospital San Juan de Dios de Córdoba./Foto: LVC

El Hospital San Juan de Dios de Córdoba no ha dejado de generar vida durante la pandemia de Covid-19. Las consultas de control de embarazo y los partos han sido una de las actividades que, con todas las precauciones y medidas de protección marcadas por las autoridades sanitarias, se han mantenido durante el estado de alarma. No en vano, desde que este se declarara el 14 de marzo, 130 niños han visto la luz en el centro de la Orden Hospitalaria, una cifra superior a los 115 nacimientos que se registraron en esta misma fecha, el pasado año. 

María Jesús dio a luz el 28 de abril a su segunda hija, Celia. Asegura que le ha resultado extraño el no poder estar acompañada de sus padres o sus suegros en los momentos previos al parto, ya que solo su marido ha podido estar con ella, pero no ha echado de menos las visitas “pues los bebés se ponen nerviosos y así todo está siendo mucho más tranquilo”.  En cuanto a posibles miedos por cómo se desarrollaría el alumbramiento, afirma que en todo momento ha estado muy tranquila “ya en las últimas visitas de seguimiento del embarazo ví que estaba todo super contralado, por lo que no sentí temor en ningún momento”.

Y es que, como explica el jefe de servicio del área materno-infantil José Eduardo Arjona durante la cuarentena los partos han perdido, sobre todo, su parte afectiva al limitarse las visitas y el número de acompañantes, solo uno, con la paciente. Algo que se ha intentado subsanar con un apoyo extra a las madres para que se sientan más arropadas.