Cáritas multiplica sus esfuerzos para paliar los efectos de la crisis


Salvador Ruiz prevé que "la crisis va a ser grave para todos, pero va a afectar más a unos que a otros"

Residentes de San Pablo con las mascarillas solidarias. /Foto: LVC

En este mes de estado de alarma por la pandemia del coronavirus, uno de los efectos más inmediatos ha sido la aparición de una crisis económica y social cuya magnitud se desconoce de momento. Frente a ella, y desde el primer momento, se encuentra Cáritas Diocesana de Córdoba, que ha tenido que multiplicar sus recursos para cubrir una demanda que hace sólo unas semanas era inimaginable.

caritas mascarillas
Entrega de mascarillas en el centro de salud Sector Sur. /Foto: LVC

El director de Cáritas Córdoba, Salvador Ruiz, no oculta su preocupación por lo que ocurrirá al día siguiente de levantarse el confinamiento. “Se prevé una crecida considerable del desempleo, que va a multiplicar la necesidad”, apunta. Desde este organización eclesial ya se están preparando también para lo que está por llegar, y que apunta a una tasa del desempleo del 20/25 por ciento, algo que “no lo hemos conocido y va a necesitar un apoyo de las administraciones públicas”. La intención de Cáritas es estar al servicio de las instituciones oficiales “porque la crisis va a ser grave para todos, pero va a afectar más a unos que a otros, para los que será un palo que los hunda más en la pobreza”. 

Mientras ese momento llega, Cáritas Córdoba no descuida un momento la atención a los colectivos más necesitados. Salvador Ruiz explica que se pusieron en marcha antes, incluso, de que se decretara el estado de alarma. “El 13 de marzo tuvimos una reunión del equipo directivo para ver cómo nos íbamos a adaptar a la nueva situación” y se tomaron una serie de medidas para garantizar las medidas de seguridad e higiene en los distintos centros de Cáritas, como la residencia San Pablo o la casa de acogida Madre del Redentor. “Se redobló la limpieza, se doblaron los turnos y se prohibieron las visitas”, comenta, a la vez que a las Cáritas parroquiales se les pidió que evitaran las aglomeraciones y que los voluntarios de más edad se quedaran en casa.

En la primera semana del estado de alarma mantuvo Cáritas su atención a los sin hogar, así como en el ala de baja exigencia y en la casa de acogida. Con la apertura a finales de marzo del Colegio Mayor Seneca cambió la situación, ya que los que vivian en la calle y en el ala de baja exigencia fueron los primeros en ocuparlo.

caritas
Lala Ramírez y Javier Fernández preparan menús en Tabgha. /Foto: LVC

En esos días, que eran los primeros del confinamiento, ya se notaron en Cáritas Córdoba los primeros síntomas de la crisis. “Tuvimos un repunte que estimamos en el triple de familias que tenían necesidad urgente de alimentos y productos de primera necesidad”, asevera Salvador Ruiz. Como medida urgente, y debido al cierre del restaurante escuela Tabgha, sus cocinas sirven para preparar al día al menos unas 200 comidas, que se completan con bolsas y vales para supermercados para productos de higiene o para niños. 

Mientras, se suspendieron las actividades del taller para enfermos del VIH, aunque “se les mantiene la atención y el seguimiento”, así como en los pisos de acogida para reclusos porque se han suspendido los permisos penitenciarios. Solemccor y el servicio de destrucción de documentos sigue funcionando y el taller de costura ha cambiado su orientación y ahora se dedica a hacer mascarillas y batas para el personal sanitario. En la casa de acogida se organizan actividades en estos días de confinamiento, como un taller de español para jóvenes marroquíes.

caritas
Taller de español para jóvenes marroquíes. /Foto: LVC

A la pregunta de si Cáritas da respuesta en estos días a todo el que llama a su puerta responde Salvador Ruiz que esta institución eclesial “siempre tiene más personas que demandan ayuda que soluciones concretas podemos dar”. Lo que sí han cambiado son las prioridades y en este estado de emergencia se satisfacen las necesidades más primarias, ya que “acogemos a todos y priorizamos las ayudas más urgentes”. 

Lógicamente, para desarrollar esta labor hacen falta más recursos de los que habitualmente dispone Cáritas. Para ello han puesto en marcha en estos días una campaña, titulada ‘Tú eres el ángel de muchos’, en la que participa una treintena de rostros populares de todos los ámbitos que reclaman la solidaridad, mucha o poca, de los cordobeses en estos difíciles momentos. “Particularmente me ha sorprendido que haya muchas personas que entregan un granito de arena con el que se logra acrecentar esa montaña”, valora Ruiz.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here