Consejos mientras las peluquerías estén cerradas


Dioni Barrera ha dirigido un corte de pelo por videoconferencia en estos días de confinamiento

Dioni Barrera peluquero peluquería
Dioni Barrera. /Foto: LVC

En un primer momento, el Gobierno de España permitió que las peluquerías abrieran durante el confinamiento, pero finalmente reculó y valoró que su servicio no era esencial a la población. Desde el sector no lo consideran así, como es el caso de Dioni Barrera, quien señala que, conforme avanzan los días de encierro en el hogar, “ahora se está demostrando que es una cosa de primera necesidad”.

Dioni Barrera peluquero peluquería
Dioni Barrera. /Foto: LVC

Barrera tiene cerrados los dos establecimientos que llevan su nombre y guarda confinamiento en su casa, desde donde atiende telefónicamente a sus clientas a las que da consejo para pasar este tiempo de la mejor manera posible. “Me llaman cuando van al supermercado y les doy asesoramiento sobre las marcas de tinte que hay”, aunque las que se encuentran en este tipo de establecimiento no son las que él usa ni le inspiran confianza. Son, fundamentalmente, productos químicos, que no recomienda salvo “para salir del paso”. También señala la importancia del champú, algo “primordial”, pero “no comprado en cualquier sitio”.

Lo que sí tiene claro este peluquero cordobés es que en estos días de confinamiento son fundamentales “los cuidados de hidratación”, que tiempo habrá de volver a lo demás cuando pase el encierro. Barrera entiende que un pelo bien cuidado levanta el ánimo, ya que “si lo vemos mal, la autoestima se nos va a los suelos”. 

Aparte de los consejos, Dioni Barrera también ha tenido anécdotas en estas semanas de confinamiento, como el corte de pelo que dirigió a través de una videoconferencia. Reconoce que no todo el mundo tiene el mismo nivel de habilidad, pero que se puede salir del paso.

La pandemia del coronavirus ha pillado a las peluquerías en un mal momento. Aparte de la clientela que a diario visita sus establecimientos, en estas fechas primaverales había programadas bodas y primeras comuniones que se han venido abajo. Dioni Barrera ha sido testigo de cómo se han ido suspendiendo, una tras otra, como fichas de dominó. Ahora espera el momento de la reapertura, de la vuelta la vida normal, que él espera que sea como “un boom”. 

“Tenemos que empezar fuertes y al cien por cien, pero no podrá haber aglomeraciones”, señala, a la vez que indica que espera conocer cómo las autoridades van a disponer el regreso a la rutina. Las diez personas que trabajan en sus peluquerías están en sus casas a la espera de que llegue este momento, mientras él confía en que lo ocurrido le sirva a la Administración para comprender que la peluquería, “que tiene impuesto de lujo, es una necesidad”. 

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here