La Salle Córdoba, mejor colegio concertado de Andalucía


Evaluados sobre un total de 100 puntos, el colegio ha alcanzado una valoración de 85, a solo 11 puntos del mejor colegio concertado a nivel nacional

El balcón de la eternidad ¿Cuál fue el último recuerdo de Juan de Mesa? ¿Hacia dónde se dirigió su última mirada? ¿Cuántas astillas, gastadas por los años y la enfermedad, guardaban sus manos? ¿Cómo fue la última mirada a este mundo, a este valle de lágrimas? La respuesta se halla en un conjunto escultórico. En la Piedad del Barroco; en una imagen tan conmovedora, atroz y desconsolada como la de una madre que, en su regazo, sostiene a su hijo muerto. Para eso no hay nombre, no es viuda ni es huérfana. Es solo la mujer, la nueva Eva, a la que han arrebatado a la carne de su carne. Y, esa mirada inconsolable, es la de Nuestra Señora de las Angustias. Para ella no hay paño que pueda secar sus lágrimas, las mismas que -seguramente- su autor derramó por cada hijo que no tuvo con María de Flores. Las mismas que se clavaron en cada espina (cuya reliquia se aseguraba otorgaba el don de la fertilidad, de la descendencia), como la del Gran Poder, como la de las Angustias. Una mirada que no dice adiós, como la del Cristo que yace sobre la Madre. Sino que aguarda la Resurrección, por la que nos llevará a la vida eterna. Una inmortalidad que, en el mundo de los cuerpos que yacerán, consiguió Juan de Mesa con su legado imperecedero. Y que, en esa Piedad -barroca, hiriente y apabullante-, mostró el balcón que separa la vida y la muerte, el mismo que expresa la eternidad, como se refleja en este cartel realizado por Jesús Caparrós. coronavirus
Colegio La Salle./Foto: LVC
El balcón de la eternidad ¿Cuál fue el último recuerdo de Juan de Mesa? ¿Hacia dónde se dirigió su última mirada? ¿Cuántas astillas, gastadas por los años y la enfermedad, guardaban sus manos? ¿Cómo fue la última mirada a este mundo, a este valle de lágrimas? La respuesta se halla en un conjunto escultórico. En la Piedad del Barroco; en una imagen tan conmovedora, atroz y desconsolada como la de una madre que, en su regazo, sostiene a su hijo muerto. Para eso no hay nombre, no es viuda ni es huérfana. Es solo la mujer, la nueva Eva, a la que han arrebatado a la carne de su carne. Y, esa mirada inconsolable, es la de Nuestra Señora de las Angustias. Para ella no hay paño que pueda secar sus lágrimas, las mismas que -seguramente- su autor derramó por cada hijo que no tuvo con María de Flores. Las mismas que se clavaron en cada espina (cuya reliquia se aseguraba otorgaba el don de la fertilidad, de la descendencia), como la del Gran Poder, como la de las Angustias. Una mirada que no dice adiós, como la del Cristo que yace sobre la Madre. Sino que aguarda la Resurrección, por la que nos llevará a la vida eterna. Una inmortalidad que, en el mundo de los cuerpos que yacerán, consiguió Juan de Mesa con su legado imperecedero. Y que, en esa Piedad -barroca, hiriente y apabullante-, mostró el balcón que separa la vida y la muerte, el mismo que expresa la eternidad, como se refleja en este cartel realizado por Jesús Caparrós.
Colegio La Salle./Foto: LVC

La Salle Córdoba vuelve a ser el mejor colegio concertado de Andalucía y se sitúa entre los 50 mejores de toda España. De entre más de un millar de centros analizados en todo el país, que han sido valorados por un equipo de expertos en educación, La Salle Córdoba vuelve a ser reconocido entre los mejores centros concertados.

Evaluados sobre un total de 100 puntos, el colegio ha alcanzado una valoración de 85, a solo 11 puntos del mejor colegio concertado a nivel nacional, Montserrat de Barcelona. Además, La Salle Córdoba es el único colegio cordobés que aparece reconocido en esta exclusiva lista de los 100 mejores colegios privados y concertados de España.

Para la elaboración de este complejo y prestigioso ranking, se han tenido en cuenta veintisiete criterios, con los que se han analizado distintos aspectos como el modelo de enseñanza, la oferta educativa y los medios materiales, entre otros. Dentro de esta valoración, La Salle Córdoba destaca por su proyecto educativo, su excelencia educativa y la línea pedagógica, con una metodología de enseñanza basada en el Aprendizaje Cooperativo, el uso de la más actualizada tecnología en sus aulas y su certificación de centro bilingüe, así como sus amplias instalaciones.

Al margen de la frialdad de estos puntos y datos, la fuerza y el marchamo de este colegio no se sustenta en la mera estadística, sino en sus pilares tradicionales e ineludibles: sus alumnos, sus familias y en la profesionalidad de un gran equipo de profesores y colaboradores que, coordinados, asumen con decidido tesón y entusiasmo el proyecto educativo que dejó marcado su fundador, San Juan Bautista de La Salle, desde hace ya más de tres siglos. Por ello, La Salle, en su afán de ofrecer a las familias una educación completa desde primeros meses de vida, este próximo curso 2020/21, ofertará la Escuela Infantil de 0-3 años, con la finalidad de que los alumnos accedan al centro en los primeros meses de vida y finalicen su paso por el colegio en una edad adulta. Un proyecto muy ambicioso que ofertará 90 plazas atendiendo a las diferentes edades del alumnado.

A su vez cabe destacar que, dentro del proyecto que comenzó hace más de un año también se incluyen: un comedor para 800 comensales, piscina cubierta y otra exterior; espacio deportivo como pista de vóley playa y gimnasio.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here