Calzados Girona cerrará su tienda de Fátima y prevé clausurar el resto tras más de 40 años de vida


La firma cordobesa, que hace un tiempo cambió su nombre a Karamba para reflotar, y que llegó a tener 8 establecimientos en la capital y la provincia, ha acusado mucho la bajada de ventas

Tienda en Fátima de Calzados Girona, actualmente bajo el nombre de Karamba. / Foto: JP
dsc00677 scaled
Tienda en Fátima de Calzados Girona, actualmente bajo el nombre de Karamba. / Foto: JP

Calzados Girona, que desde hace unos años cambió su nombre a Karamba, cerrará el próximo 15 de febrero su tienda de Virgen de Fátima después de más de 40 años de actividad en lo que se anuncia como el comienzo del cierre de las zapaterías de esta empresa familiar que cuenta con tres establecimientos en Córdoba.

Según explicó uno de los propietarios del negocio, Juan Manuel Rodríguez, “estamos para cerrarlo todo, hay que buscar otras vías” ya que en Córdoba “por desgracia no hay negocio, se ha ido al suelo y no es sostenible ya por sus propios medios”.

Así, sobre otra de las tiendas de la firma, la más antigua y ubicada en La Viñuela, indicó Rodríguez que “seguramente de este año no pase” el cierre. El comercio de La Viñuela abrió en 1973 y el de Fátima unos años después. La última tienda que abrió de Calzados Girona es la de Ciudad Jardín hace más de dos décadas.

La empresa la creó el padre de los actuales propietarios, Juan Rodríguez Girona, y llegó a tener ocho establecimientos entre Córdoba capital y su provincia, pero desde el año 2000 se vieron obligados a cerrar la mayoría de ellas. Ahora quedan tres y debido a la bajada de ventas parece que se empieza a poner fin a la historia de estas zapaterías, a las que hace unos años se les cambió el nombre por el de Karamba en un intento de dar un giro y nuevos aires para mejorar las ventas, pero no ha sido posible. De hecho, el establecimiento que ahora cierra en avenida Virgen de Fátima siempre fue el doble de amplio y hace pocos años los dueños decidieron deshacerse de parte del local.

Juan Manuel Rodríguez señaló a la nueva revolución comercial de la compra por Internet como culpable en gran parte del cierre de comercios de siempre como los suyos. Además, “las grandes superficies pueden ofrecer productos mucho más variados a los que ellos tienen acceso y las pymes no”. Y todo esto ocurre en España, un país “importantísimo en la fabricación de calzado con marcas muy nuestras desde tiempos lejanos y vemos que también echan el candado, algo no se está haciendo bien”, opinó este empresario.