Aumentan las inspecciones y denuncias de la Junta relacionadas con el juego

22

La Unidad de Policía adscrita a la Junta de Andalucía en Córdoba levantó 117 actas de denuncia por 236 infracciones en 2019

Antonio Repullo junto a Antonio Monserrat y Salvador Sánchez, de la Policía Adscrita a la Junta, durante la rueda de prensa. / Foto: JP
Antonio Repullo junto a Antonio Monserrat y Salvador Sánchez, de la Policía Adscrita a la Junta, durante la rueda de prensa. / Foto: JP

El número de inspecciones y de denuncias hechas por la Junta de Andalucía en la provincia de Córdoba en relación al juego en 2019 aumentó respecto a años anteriores. En algunos casos se duplicaron y en otros incluso se triplicaron, según informaron este martes el delegado del Gobierno andaluz, Antonio Repullo, el jefe de la Unidad de Policía adscrita, Antonio Monserrat, y Salvador Sánchez, de Área de Juego y Espectáculos Públicos de la Unidad.

En Córdoba capital y provincia existen actualmente 85 salones de juego (solo uno es casa de apuestas) y en 2019 se dieron de baja siete y de alta 9. En el conjunto de ellos, el año pasado se levantaron 74 actas de denuncia a raíz de 173 infracciones detectadas, teniendo como consecuencia que 68 personas físicas o jurídicas han sido denunciadas.

Del total de infracciones detectadas, 42 son de carácter muy grave por carecer los locales de Seguro de Responsabilidad Civil Obligatorio. Las infracciones graves fueron 56, de las que 15 son por carecer de licencia o autorización, 30 por carecer de medidas de seguridad, 11 por permitir el consumo de tabaco y 1 por publicidad no autorizada. Las infracciones leves ascendieron a 75, de las que 18 fueron por no presentar documentos obligatorios, 6 por carecer de impresos de quejas y reclamaciones y 51 por otros motivos.

Cabe señalar que las sanciones leves pueden ascender hasta los 600 euros, las graves van de los 601 a 10.000 euros, y las que sean muy graves van de 10.001 hasta los 300.000 euros.

En cuanto a la inspección de máquinas, los agentes lo han hecho en 1.102, de las que 239 eran de Tipo A y 863 de Tipo B. En estos casos ha habido 63 denuncias y se han precintado cuatro máquinas. Todas las denuncias se envían al Servicio de Juegos y Espectáculos Públicos de la Delegación del Gobierno para la tramitación de los expedientes sancionadores.

Antonio Repullo se refirió a la proliferación de salas de juego como un problema que genera alarma social y que merece la preocupación de la Junta de Andalucía que, además de controlar mediante la Policía Adscrita que se cumpla la legislación vigente, está tratando de limitar los perjuicios que causa mediante la modificación de la ley.

Así, el día 26 de diciembre del año pasado se modificó la Ley de Juego y Apuestas con la finalidad de proteger a los colectivos más vulnerables. De esta forma, las personas que forman parte del registro de ludópatas que tienen prohibida la entrada a salones de juego no podrán entrar a ninguna de las zonas de estos establecimientos (hasta ahora tenían limitado el acceso a una parte solo).

Por otro lado, las personas empleadas en el establecimiento y las que controlen la admisión deben formar parte de la plantilla de la empresa titular, mientras que las infracciones por permitir la entrada a menores y personas del registro de prohibidos así como el incumplimiento del horario de apertura y cierre pasan a ser muy graves. En estos dos últimos casos se puede clausurar el local de manera preventiva al comienzo del expediente.

Respecto a la entrada de menores, en 2019 se detectaron dos veces en salones de juego, menos que en años anteriores pues según la Policía Adscrita a la Junta cada vez se está tomando más conciencia por parte de las empresas.

Finalmente, Antonio Monserrat indicó que “no tenemos conflictividad grande en Córdoba con las salas de juego desde el punto de vista policial” pues últimamente apenas están llegando denuncias de particulares, aunque hay alarma social.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here