Comercio justo para mejorar la vida de los pequeños productores del Sur


La cooperativa cordobesa IDEAS distribuye a toda España desde su sede de Villafranca y esta semana ha contado con la presencia de dos agricultoras peruanas que han hablado a La Voz de su experiencia

Agricultoras peruanas de visita esta semana en Córdoba. / Foto: JPS
Agricultoras peruanas de visita esta semana en Córdoba. / Foto: JPS

Aunque llegó a España a mediados de la década de 1980, el Comercio Justo aún está en periodo de crecimiento en nuestro país, en el que Córdoba juega un papel importante gracias a la creación en 1997 en la provincia de la cooperativa IDEAS que tomó el testigo de la ONG Sandino.

Esta cooperativa cuenta con la sede central en Villafranca, donde tiene el almacén de distribución a toda España, y también está presente en Córdoba capital con su tienda en la calle Claudio Marcelo. Allí se pueden comprar todo tipo de productos, más de 200 distintos, que tienen como denominador común que proceden de países del Sur y que están elaborados por pequeños agricultores que reciben por su producción un precio justo, además de que sus condiciones de trabajo son dignas.

Esta semana han estado en Córdoba dos agriculturas peruanas que han contado a La Voz lo que significa para ellas y sus comunidades vender a la cooperativa IDEAS, algo que ha mejorado sin duda su calidad de vida. Delicia Sánchez viene del departamento de Amazonas, y cultiva cacao. Ella cuenta que “cultivamos cacao nacional o criollo, unas variedades que tienen más aroma y sabor, sacamos un producto muy puro de muy buena calidad”.

Las condiciones de producción son muy cuidadas. “Fertilizamos con abonos orgánicos que nosotros producimos, tratamos de cuidar el medio ambiente y cuidar los suelos sabiendo que el producto es de consumo para los seres humanos, para que todos nos beneficiemos, los que producimos y compran y consumen”, explica Delicia.

Asimismo, gracias a que cooperativas como IDEAS compran sus productos, consiguen beneficiarse en recibir “los mejores precios, y están dando oportunidad a las mujeres de participar en los comités de la cooperativa y se están pagando salarios justos a los trabajadores, que cuentan con sus vacaciones y sus pagas extras”, dice esta agricultora, que asegura que el comercio justo contribuye con el desarrollo de la población local de países como el suyo.

También de Perú es Carmen Balcázar. Ella forma parte de la cooperativa Sol y Café, una asociación de pequeños productores de café que nos hemos organizado y a los que “nos ha ayudado Comercio Justo porque hemos tenido asesoramiento técnico”, algo que les ha permitido “tener buena rentabilidad y productividad”. Carmen cuenta que “estamos reforestando” y que gracias a las ventas sus hijos pueden acceder a estudios y formación, ya que incluso cuando el precio del café baja ellos reciben un precio justo.

La cooperativa IDEAS fue creada por personas muy preocupadas y comprometidas con la crisis social y medioambiental así como con la lucha contra la pobreza. Querían ayudar a las comunidades más desfavorecidas del Sur del planeta. Así lo explica Marta Mangrane, responsable del Área de Proyectos y Acción Social de IDEAS.

Recogieron estas personas toda la tradición y la experiencia del comercio justo que había comenzado a desarrollarse en los años 60 en países como Holanda y Bélgica, también Reino Unido. Así empezó a generarse un comercio alternativo en el que a los productores se les pagaba un precio digno por las materias primas y se tienen en cuenta las condiciones de trabajo y derechos laborales, señala Marta Mangrane.

Tienda IDEAS de Comercio Justo en Claudio Marcelo. / Foto: LVC

En la tienda de IDEAS de Claudio Marcelo se pueden encontrar productos de “muy buena calidad” que proceden de Honduras, Colombia, Perú, Ecuador, Nicaragua, Paraguay, Tanzania, Mozambique, Congo, Sumatra, Sri Lanka o Vietnam. Allí compran y sostienen a pequeños productores con fincas de menos de diez hectáreas. Además, en IDEAS venden artículos de productores locales de Andalucía siempre trabajando bajo los principios de una economía alternativa y solidaria, así como equitativa para todas las partes.

Marta Mangrane asegura que “los productos de comercio justo se podrían comparar con productos gourmet, son de muy alta calidad, no son caros si se los compara con esos productos”. De esta manera, continúa diciendo que “un café de comercio justo no se puede comparar con otro café que no sabes de dónde viene, si se ha tostado con azúcar, si se han mezclado varios orígenes, nuestros cafés son de un único origen, cien por cien arábica, ecológicos”.

Córdoba es una ciudad referente en España en materia de comercio justo, es una ciudad solidaria, según cuentan desde IDEAS, pero también inciden en que “hay que seguir trabajando e impulsando todas estas iniciativas”. Y es que el consumo de comercio justo en España está muy lejos de otros países de Europa, donde el gasto medio por persona al año es de 12 euros mientras que en España es de 1,67 euros, lo que la hace estar a la cola, algo que “nos tiene que hacer reflexionar”, según Marta Mangrane, que desea que todos los actores den “un paso adelante de compromiso”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here