El comedor de los Trinitarios ya ha superado en 2.000 los almuerzos de 2018


Ha ofrecido más de 16.000 comidas, 4.000 servicios de ropero y 3.000 de ducha, y sus responsables advierten que están volviendo usuarios que no iban desde hace años y lo necesitan de nuevo

Comedor Trinitarios
Comedor de Trinitarios. / Foto: JPS
Comedor Trinitarios
Comedor de Trinitarios. / Foto: JPS

El Comedor San Juan Bautista de la Concepción, de los Trinitarios, está desbordado. A fecha de 20 de octubre ya ha ofrecido más almuerzos que en 2018, en concreto 16.131, que son 2.000 más que en ese ejercicio, el cual se va a superar ampliamente llegando a niveles que no se veían desde 2011 en plena crisis económica pues aún quedan por pasar noviembre y diciembre.

Y es que estas cifras hacen pensar que una nueva crisis ya ha llegado para los usuarios de los servicios que la Fundación Prolibertas ofrece en Córdoba a personas sin hogar y en exclusión social. Incluso, como indican los responsables de esta organización, que la crisis nunca pasó para las personas pobres, que no han llegado a salir de ella.

Además, se está dando el caso de que están regresando al comedor de los Trinitarios usuarios que dejaron de necesitarlo hace tres o cuatro años y de nuevo lo precisan. Los datos son contundentes. A los más de 16.000 almuerzos se unen 4.000 servicios de ropero, 3.000 servicios de ducha y 200 de peluquería hasta el 20 de octubre.

De esta forma, se han atendido en las instalaciones que Prolibertas tiene en Ronda del Marrubial en lo que va de año a 783 personas diferentes y 153 familias, un total de 1.395 usuarios. De las 783 personas citadas, 411 son nuevas allí, el 41 por ciento son españoles y el resto extranjeros, de los que un 13 por ciento son solicitantes de asilo o protección internacional a los que se les ha denegado o están en proceso de resolverse su situación. Por otro lado, tienen en esta fundación constancia de un aumento significativo de problemas de salud mental y consumo de tóxicos entre los usuarios, que llegan por estos motivos a una vulnerabilidad bastante extrema porque su problema de salud le dificulta adaptarse a los recursos que existen.

De esta forma, como ya anunció hace unos días la Fundación Prolibertas, está siendo necesario doblar el turno de comedor en sus instalaciones. Ayer lunes sin ir más lejos fueron 99 personas las que almorzaron en ellas y 50 las que utilizaron la ducha. Para que se vea la gravedad de la situación a la que llegan muchas familias, los responsables de Prolibertas en Córdoba ponen de ejemplo a dos usuarios que van a ducharse porque se les ha roto el termo y no tienen dinero para arreglarlo.

Y todo lo está haciendo Prolibertas con mucho esfuerzo y con una realidad económica complicada también para ellos, pues en 2019 han recibido 80.000 euros menos por el IRPF de la Junta. Además, las instalaciones de Ronda del Marrubial se han quedado muy pequeñas y están en negociaciones con el Ayuntamiento para que les ceda más espacio del que ya tienen cedido en el antiguo cuartel de Lepanto, donde se ubica ahora su centro de día para personas sin hogar llamado Casa Libertad. Según dicen, el gobierno municipal ha mostrado buena voluntad para llegar a un acuerdo en este sentido. Respecto a los voluntarios, aunque en el comedor están cubiertos, faltan para la Casa Libertad, por lo que Prolibertas hace un llamamiento para que la gente se anime y colabore con ellos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here