Patios en miniatura ‘made in Córdoba’


Rafael y Carmen son joyero y psicóloga reinventados en artesanos miniaturistas que ofrecen a turistas y cordobeses un producto único como son trocitos de Patios en forma de imán, dedal o maquetas

Maqueta de un patio típico cordobés realizada por Rafael y Carmen. / Foto: JPS
img 20191017 112740
Rafael Aguilera elabora flores en miniatura en su tienda de Hermanos López Diéguez. / Foto: JPS

En Hermanos López Diéguez número 6, a medio camino entre el Palacio de Orive y el Palacio de Viana, se ha materializado como recuerdo una parte importante y genuina del alma más profunda de Córdoba y los cordobeses. Allí, Rafael Aguilera y Carmen Guijo trabajan para que quien visita la ciudad o quien vive en ella enamorado de sus tradiciones puedan tener en su casa un trocito de la Fiesta de los Patios.

Y es que si la suerte de vivir en un patio no la tiene todo el mundo, sí está al alcance de quien lo desee llevarse una parte de la identidad de Córdoba a cualquier lugar de España o del mundo. Además, con el aliciente y el mérito de estar hecho en la ciudad. Ni en China ni en Taiwán. En Córdoba para recordar a Córdoba, para difundirla y promocionarla.

Ese era el objetivo de la empresa Patios Artesanos cuando Rafael y Carmen la crearon en 2013. Él era joyero y ella psicóloga y la crisis económica los dejó a ambos desempleados, por lo que se vieron obligados a reinventarse y un día de visita a un patio se les encendió la bombilla -en un farol antiguo como los que hay en el Casco Histórico, seguramente- y decidieron dedicarse a reproducir en miniatura los recintos más populares de su ciudad, en la que “no había nada que llevarse de recuerdo hecho aquí mismo”. “Todo lo que había era hecho en China y pensamos que se tenían que llevar algo de Córdoba”, cuenta Carmen, que defiende que esta ciudad “siempre ha sido artesana y tenemos que ofrecer a quien viene de fuera algo hecho por nosotros”. En este caso, lo que ellos dan la posibilidad de llevarse es “todo un símbolo” de Córdoba.

Uno de sus primeros trabajos fue un regalo para el embajador nipón Satoru Satoh en el Año Dual España-Japón que se celebró en 2013. Y a partir de ahí han hecho muchos más, de distintos tamaños. Desde detalles de macetas y regaderas en imanes de 5 por 5 centímetros a maquetas de patios reales o inventados de 60 por 80 como el que se puede ver en el escaparate de la tienda, que ha precisado de 950 horas de trabajo, e incluye luz y agua y está a la venta. No le faltan macetas, el pozo, fuente, lavadero antiguo…

img 20191017 112629
Carmen Guijo muestra algunos de sus productos. / Foto: JPS

Los materiales que utilizan para sus maquetas son los mismos que hay en los patios: madera, metal, cerámica, barro, tela para la ropa tendida, bronce, musgo… y las flores están hechas de papel con minuciosidad por Rafael, que coloca con unas pinzas entre 12 y 16 pétalos por flor que luego su mujer pincha en las macetas. Para el suelo, granos de arroz pintados imitan el chino cordobés.

De las maquetas, que son grandes y pesadas y en cierto modo no todo el mundo puede adquirir una, pasaron a hacer imanes de distintos tamaños que son su producto estrella junto a los dedales. Los turistas los demandan mucho y están repartidos por todo el planeta. En España, Carmen cuenta que son los catalanes sus principales compradores seguidos de valencianos, zaragozanos y gallegos. Del extranjero, los que más les compran son franceses, italianos, canadienses, indios y japoneses. Así, aunque “mi público en un principio era nacional, el de mayor poder adquisitivo y el que se lleva piezas más grandes o en mayor volumen es de fuera”, explica Carmen.

La inventiva con la que comenzaron ha llevado a este matrimonio cordobés a hacer pendientes de macetas que están siendo todo un éxito, y que han adquirido personas como la actriz cordobesa Marisol Muriel (que ha trabajado entre otros con Pedro Almodóvar y está casada con el actor Manuel Bandera), o imanes de los que cuelga un farol que se ilumina. Los precios son a partir de 5 euros y hay para todos los gustos y bolsillos, aunque uno de los elementos más llamativos es la regadora que el escultor José Manuel Belmonte realizó en bronce para la Puerta del Rincón y cuyos derechos ha cedido a esta empresa para que la reproduzcan en miniatura y así puedan tenerla de recuerdo de Córdoba quienes visitan la ciudad.

Aunque les ha costado salir adelante a Rafael y Carmen, su empresa ha sido reconocida por la Junta con la Carta de maestros artesanos como único lugar de miniaturistas de souvenir en Andalucía. Y Carmen cuenta que no solo los valoran los de fuera, sino que cada vez más sienten que tienen el reconocimiento de los propios cordobeses.

img 20191017 113842
Pendientes de macetas de los Patios cordobeses. / Foto: JPS

Entre sus obras están reproducciones a escala de los patios de San Juan de Palomares, 11 y Trueque, 4, las fachadas de la taberna Rincón de las Beatillas, Casa Salinas o El Olivo y un patio que no existe en la realidad pero que ellos crearon con elementos tradicionales y que el segundo día de concurso en mayo de hace dos años compró un turista de Alcázar de San Juan, que lo vio en su escaparate y quedó enamorado de tal belleza en miniatura y lo tiene expuesto en una pizzería de aquella localidad.

En estos seis años de andadura, Rafael y Carmen han recibido encargos del Ayuntamiento y también hacen regalos para congresos que se celebran en Córdoba, de forma que los participantes se llevan la esencia y los elementos más representativos de los patios de recuerdo a sus ciudades de origen, y están abiertos a trabajar para que sus creaciones sirvan de regalo para otros eventos como por ejemplo bodas.

También es una opción el producto que ofrece esta empresa como regalo de cordobeses a amistades que visiten la ciudad. Además de en la sede de Patios Artesanos se pueden adquirir imanes en el Palacio de Viana, la joyería Ovio o el Patio de la Costurera. Y también en Vejer de la Frontera vende este matrimonio sus miniaturas que igualmente se pueden comprar por Internet en la web www.patiosartesanos.es.