El agresivo mosquito tigre “ha venido para quedarse” y Sadeco le declara la guerra


La presencia de este insecto, que pica de día, en la zona norte de la ciudad se ha multiplicado este año extraordinariamente aunque se combate siguiendo sencillos consejos

Nilo
Mosquito tigre. / Foto: LVC
mosquito
Mosquito tigre. / Foto: LVC

La empresa municipal Saneamientos de Córdoba (Sadeco) está inmersa en una campaña para alertar a los vecinos y prevenir, así como controlar, la presencia del mosquito tigre, una especie invasora que muestra gran agresividad y que pica fundamentalmente por el día.

Su presencia se ha detectado hasta ahora en la zona norte de la ciudad, por encima de Escultor Fernández Márquez y Arruzafilla, aunque desde Sadeco no descartan que termine habiendo presencia en otras zonas de la ciudad con el tiempo. Y es que este mosquito, originario del sudeste asiático, que en España entró por Barcelona y en Córdoba en coche procedente de Málaga, “ha venido para quedarse”, según indicó este viernes el presidente de Sadeco, David Dorado.

Dorado compareció para hablar de este problema junto al jefe del Departamento de Inspección e Higiene Ambiental de Sadeco, Enrique Flores, y el biólogo e investigador de la UCO Rafael Obregón, que trabaja para controlar esta plaga en las casas particulares, que es donde se ha asentado el mosquito tigre.

Según Obregón, se han llevado a cabo 211 inspecciones desde enero y ha habido en todas ellas 187 positivos por mosquito tigre. El 50 por ciento de ellos se han encontrado en platos y cuencos de macetas, el 34 por ciento en arquetas y sumideros, un 8 por ciento en jarrones dentro de las casas y un 3 por ciento en bebederos de mascotas. Los focos de mayor entidad localizados han estado en nueve viviendas en estanques o fuentes.

Y es que el mosquito tigre precisa de pequeños acúmulos de agua para vivir y reproducirse, según explicaron desde Sadeco. Así, es un mosquito doméstico, no se encuentra en el río,por ejemplo, que tiene su hábitat en recintos privados en pequeñas charcas, pero basta que los vecinos sigan las indicaciones de Sadeco para acabar con este mosquito en sus casas, que además no suele volar a más de un radio de 500 metros, por lo que se desplaza en vehículos. Estos consejos pasan por tratar con cloro los lugares donde puede poner la hembra los huevos, acabar con las acumulaciones de agua, tapar agujeros en los árboles con tierra u otro material y también limpiar rejillas o sumideros.

Sadeco ha visitado ya 1.117 viviendas con su servicio educativo y en el 80 por ciento de los casos ha hecho entrevista personal con propietarios de los chalets y casas donde se suele desarrollar este mosquito y en un 18 por ciento de los casos se ha buzoneado con un tríptico.