Las cucarachas no se le resisten ya a Sadeco


Los avisos a la empresa municipal por presencia de estos insectos en vía pública bajan un 50 por ciento en cinco años gracias al uso de una novedosa pintura insecticida en la red de alcantarillado

Control de plagas de Sadeco
Dos operarios de Sadeco aplican tratamiento contra plagas en una alcantarilla de Córdoba. / Foto: LVC
Control de plagas de Sadeco
Dos operarios de Sadeco aplican tratamiento contra plagas en una alcantarilla de Córdoba. / Foto: LVC

Ha llegado agosto pero con él no ha aumentado el número de cucarachas en la vía pública como solía ocurrir hace unos años debido a que estos insectos salían de las alcantarillas por las altas temperaturas. Y es que en los últimos cinco años, la empresa municipal Saneamientos de Córdoba (Sadeco) ha logrado que la presencia de cucarachas en la calle disminuya un 50 por ciento. Esta reducción porcentual se corresponde con la bajada a la mitad de avisos que Sadeco ha tenido en un lustro por avistamientos de estos desagradables invertebrados.

El motivo de que esto haya ocurrido es la utilización por parte de los operarios del servicio de Control de Plagas de una pintura insecticida con la que pintan la red de alcantarillado y que está dando resultados espectaculares, según los califica el jefe del Departamento de Inspección e Higiene Ambiental, Enrique Flores. Así, los empleados de Sadeco aplican un tratamiento específico durante todo el año que no solo mata cucarachas presentes sino que impide de manera importante el desarrollo de nuevas larvas.

Éste es un tratamiento “novedoso” que ha ido bajando el nivel de infectación del alcantarillado e impide que la cucaracha salga libremente a la calle, explica Enrique Flores, quien detalla además que esta pintura insecticida “la diseñó una química española originariamente para el control de enfermedades infectocontagiosas en el Tercer Mundo”. En Sadeco la aplican sobre superficies por las que los insectos van a pasar, de manera que se liberan tres principios activos: dos de ellos insecticidas que se adhiere al cuerpo de la cucaracha y la mata y un tercero un inhibidor de la maduración sexual de estos insectos que impide que la reproducción llegue a término.

La efectividad de este nuevo sistema es tal que en lo que va de año Sadeco solo ha tenido 192 avisos por cucarachas, 182 en la vía pública y, de estos, el 40 por ciento resultaron ser falsas alarmas cuando llegaron a actuar, algo que hacen en un tiempo de respuesta de 24 horas. Y es que, según relata Flores, hay gente que cuando ve cucarachas en sus casas llama a la empresa de saneamientos municipal para que intervenga en la calle, aunque al abrir el alcantarillado en muchos casos no encuentran insectos gracias al tratamiento utilizado.

Sadeco destina anualmente 300.000 euros en control de plagas, donde trabajan seis operarios que no solo abordan a cucarachas, sino también a roedores y otras especies como el mosquito. En lo que va de año, la empresa ha contabilizado 945 avisos de plagas de los que la mayoría, 539, eran por ratas como el que dio Vox esta semana por presencia de roedores en los Jardines de Colón. Pero ellos actúan periódicamente en las alcantarillas para tener a raya a estos bichos que ni es posible ni tampoco deseable eliminar absolutamente del alcantarillado, señala Enrique Flores, pues llevan existiendo desde que el hombre es hombre junto a él.

El tratamiento sistemático se hace sobre “aquellas especies que están siempre presentes en la red, que son rata común y cucaracha periplaneta americana”, precisa el técnico de Sadeco. “Cada tres meses se vuelve a la misma calle para reponer cebo para ratas”, mientras que para el caso de las cucarachas hacen dos tratamientos anuales. Están continuamente actuando. El tratamiento para ratas se lleva a cabo con anticoagulantes. Enrique Flores cuenta que le proporcionamos una sustancia similar a la vitamina K, y si la rata come suficiente raticida, su organismo asimila ese raticida como si fuera vitamina K y sus sistema de coagulación no funciona y cuando tienen heridas o golpes no funciona y mueren por hemorragias internas”.

tríptico mosquito tigre
Tríptico sobre el mosquito tigre que está repartiendo Sadeco. / Foto: LVC

Además, en Sadeco hacen un control de dípteros hematófagos (que comen sangre) mediante tomas de muestras y control en arroyos, río Guadalquivir y acúmulos de agua. Una de las especies que está dando problemas este verano, que no obstante no está siendo por ahora preocupante en cuanto a plagas en la vía pública, es la del mosquito tigre. Este insecto es una especie invasora que entro en España hace una década y que a Córdoba se cree que ha llegado desde Málaga, donde también es invasor, y se detectó la primera vez en la capital en octubre de 2018. Es un mosquito doméstico que no se cría en el alcantarillado y que está afectando a viviendas unifamiliares del distrito norte cordobés.

“No está en ríos ni vía pública de forma que se pueda abordar con otros mosquitos autóctonos sino que se desarrolla en pequeños recipientes de agua como platos de macetas, botellas de agua abandonada, acumulo de aguas en jardines por el riego automático, rejillas de jardines, huecos de árboles…”, detalla Enrique Flores, quien matiza que además se mueve muy poco y no vuela grandes distancias.

Para luchar contra el mosquito tigre, educadores de Sadeco visitan casas entregando un tríptico con información sobre lo que hay que hacer para no tener a ese insecto y también cuenta con una línea de diagnóstico mediante un convenio con la Universidad de Córdoba (UCO) por el que acude un experto a las viviendas. En estos dos meses de verano los educadores han visitado 423 viviendas unifamiliares para informar, aunque en todo este año han tenido 33 avisos de particulares por este asunto, por lo que ya tienen localizados este 2019 diez focos de mosquito tigre que se suman a los tres que vieron el año pasado.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here