Satse denuncia el pago de productividad a directivos del SAS por “hacer recortes”


Según el sindicato de enfermería, serán cerca de 800.000 euros de beneficios en Córdoba los que se repartan por conseguir objetivos ligados a “recortar en sanidad a pacientes y profesionales"

Hospital Materno Infantil del Reina Sofía.
Hospital Reina Sofía. /Foto: LVC

El Sindicato Profesional de la Enfermería Satse-Córdoba, ha denunciado que cerca de 800.000 euros serán repartidos como productividad, es decir, reparto de beneficio económico entre 88 directores de Unidades de Gestión Clínica (UGC) de los centros sanitarios del Servicio Andaluz de Salud (SAS) en la provincia de Córdoba.

Hospital Materno Infantil del Reina Sofía.
Hospital Reina Sofía. /Foto: LVC

Satse recordó en una nota que “dicha cantidad corresponde al ejercicio de 2018 y se reparte entre los directores de UGC tras la consecución de objetivos, la mayoría de ellos de carácter económico y presupuestario para recortar en sanidad a pacientes y profesionales, y otros ligados a actividad y ciertas actuaciones, la mayoría de ellos, también con una clara intención economicista”.

En cuanto a cantidades asignadas al conjunto de cargos, destaca el Hospital Reina Sofía con 247.000 euros a repartir, seguido del Área Sanitaria Sur con 210.000, Distrito Córdoba con 144.000, el Área Norte con 89.000 y Distrito Guadalquivir con 73.000 euros. De manera individual y en lo que se refiere a los directores de las UGC, “no son pocos los que han percibido en torno a 11.000 euros, solo en productividad y, por tanto, al margen de sus retribuciones habituales, como premio por recortar en pacientes y profesionales”, criticó Satse.

El sindicato fue muy duro al afirmar que “mientras los recortes salariales y pérdida de derechos laborales de los profesionales de Enfermería en particular y del conjunto de profesionales en general, no solo no cesan, sino que continúan dañando y ahondando en la precariedad económica y social de miles de familias; los directores de Unidad Clínica de todos los centros sanitarios continúan percibiendo año tras año cantidades importantes en productividad por recortar en medios y recursos a los pacientes y dilapidar la dignidad laboral de los profesionales”.