Una experta del Hospital Quirón recomienda las otoplastias a los 7 años para prevenir complejos


Desde esa edad el cartílago auricular está desarrollado casi por completo, favoreciendo un resultado definitivo de la intervención, acabando con las llamadas “orejas de soplillo”

Victoria Jiménez Pediatra Quirón
La cirujana pediátrica Victoria Jiménez, del Hospital Quirónsalud Cordoba. / Foto: LVC

La realización de las otoplastias (operación de orejas muy separadas de la cabeza) en niños es recomendable alrededor de los 7 años con el objetivo de evitar complejos posteriores en los pequeños con “orejas de soplillo”, según recomienda la cirujana pediátrica del Hospital Quirónsalud Córdoba, Victoria Jiménez, que ha resaltado que a partir de esa edad el cartílago auricular “está desarrollado casi por completo, favoreciendo un resultado definitivo de la intervención”.

Victoria Jiménez Pediatra Quirón
La cirujana pediátrica Victoria Jiménez, del Hospital Quirónsalud Cordoba. / Foto: LVC

La otoplastia busca una mejor apariencia estética y, aunque este tipo de técnicas no se recomiendan hasta alcanzar la mayoría de edad, esta cirugía se convierte en una excepción, con el fin de evitar traumas en los niños, pero antes de los 6 años no es adecuado practicarla, ya que puede volver a producirse al no estar desarrollado el cartílago en los niños muy pequeños.

La especialista ha señalado que estaría indicado intervenir los casos de orejas con un ángulo de separación de la cabeza destacado, asimetrías entre un lado y otro, o falta de pliegue del hélix (pliegue del borde de la oreja), con ausencia de antehélix (que es el repliegue normal del cartílago auricular), lo que conlleva una oreja plana, entre otros casos.

Se trata de una cirugía sencilla, que se realiza con anestesia general, con pocos inconvenientes postoperatorios y que normalmente requiere sólo de un día de ingreso hospitalario. En el caso de los adultos, esta intervención se realiza con anestesia local y sin ingreso.

El resultado definitivo puede tardar unas semanas en verse, aunque inmediatamente el aspecto cambia por completo, apreciándose una gran mejoría. La doctora Jiménez ha explicado que los niños pueden incorporarse a su vida normal a la semana de la intervención, a excepción de deportes o actividades con peligro de golpes, que requieren algo más de tiempo para retomarse.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here