Un taxista tuvo que quitar los cristales que no retiró el Ayuntamiento


Taxista recogiendo los trozos de cristal./Foto: JdV cristales
recogiendo los trozos de cristal./Foto: JdV

Los cristales de la marquesina de la parada de Taxi, que se halla en la confluencia del Paseo de la Victoria con el hospital de Cruz Roja de la capital cordobesa, ha sufrido la probable envestida de un vehículo. Un hecho que, inevitablemente, ha provocado que el cristal de uno de sus lados se resquebrajase progresivamente y sus restos quedasen esparcidos por el acerado y parte de la carretera.

El suceso tuvo lugar hace tres días y, durante más de dos, los cristales han estado esparcidos por parte del acerado y de la carretera, sin que los operarios municipales se acercarán a retirar los trozos de vidrio en una zona, eso sí, que está a acordonada por la Policía Local. De tal modo que un taxista, probablemente cansado de esperar, decidía ayer retirar el material a te la pasividad manifiesta de los encargados de hacerlo.

Cabe recordar que, entre los taxistas de la zona se cree que el siniestro se produjo por el choque de una furgoneta. Las consecuencias de la colisión han dejado en evidencia una curiosa paradoja. Y es que la tranquilidad en recoger los cristales ha contrastado con la diligencia que se ha podido observar en el cambio de rotulación de las calles esta misma semana.

 

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here