El jurado declara culpable al autor del apuñalamiento de Las Moreras


El jurado declara culpable al autor del apuñalamiento de Las Moreras

Juicio por la reyerta en Las Moreras.
Juicio por la reyerta en Las Moreras. /Foto: LVC

El tribunal del jurado considera culpable de un delito de homicidio con la atenuante de entregarse a la Policía y reconocer los hechos al hombre de unos 48 años acusado de dar una puñalada mortal a otro varón de 59 años en septiembre de 2017 en la plaza Patio La Voz del Pueblo del barrio de Las Moreras, al tiempo que consideran que su hijo no fue cómplice. El presunto homicida se enfrenta a penas de diez a 12 años y seis meses de cárcel.

Juicio por la reyerta en Las Moreras.
Juicio por la reyerta en Las Moreras. /Foto: LVC

En la sesión de este viernes en la Sección Segunda de la Audiencia Provincial, que ha dejado visto para sentencia el caso, el jurado ha dado probado por unanimidad que el procesado se dirigió a la citada plaza sobre las 17,15 horas del día 2 de septiembre de 2017, “con la intención de acabar con la vida” del hombre, “portando un cuchillo o un arma blanca de similares características y de grandes dimensiones”.

De este modo, han detallado que se dirigió hacía él y, “de forma súbita e inesperada, le asestó una cuchillada que le produjo una herida de entre ocho a diez centímetros” en el corazón, que “le produjo un shock hemorrágico” que le causó minutos más tarde la muerte.

Entretanto, han expuesto que con anterioridad, unas dos horas antes, “se había producido un altercado” entre ambos, en el que el acusado había resultado lesionado por una agresión del contrario y, a pesar de ello, “conociendo que el acusado podría volver con continuidad del incidente y con posibilidad de un nuevo ataque y altercado”, el fallecido “permaneció en el lugar”.

Asimismo, han manifestado que la adicción a estupefacientes del procesado “no tuvo ninguna influencia en la realización de los hechos descritos”, al tiempo que han señalado que el acusado se entregó a las autoridades “antes de su detención y concreta imputación policial, facilitando la investigación del delito de forma trascendente y con un implícito reconocimiento de hechos”, como atenuante.

El jurado, que no se ha mostrado favorable a la concesión del indulto, ha apuntado a las declaraciones de testigos y los informes periciales, al tiempo que ha advertido de “contradicciones” en los testimonios del acusado y familiares de la víctima y ha destacado la disposición del procesado al entregarse y reconocer la autoría.

Por otra parte, han expresado que el hijo del acusado “acudió al lugar, tras una llamada que le informaba de que su padre se encontraba envuelto en una pelea, llegando cuando ya se había producido el apuñalamiento”. Un acuerdo al que ha llegado el jurado por mayoría de siete a dos.

LAS PENAS

En cuanto las posturas de las partes, el fiscal, Juan Antonio Merlos, ha pedido una pena de 12 años y seis meses de prisión, que, a su juicio, “es lo más ajustado a las circunstancias del hecho y cómo se produjo el mismo”; la acusación, representada por Francisco Poyatos, ha solicitado la misma pena que el Ministerio Público y se adhiere a sus razones, precisando que no se da la alevosía, pero “se acerca” a ella ante el relato de los hechos.

Mientras, la defensa, representada por Marcos Santiago, ha pedido diez años de cárcel, dado que la atenuante “incide en la disminución de la culpabilidad”, porque “muestra una voluntad de reparar el delito en la medida de lo posible”, según ha defendido, entre otros motivos.

En este caso, la Fiscalía había pedido inicialmente para el presunto culpable 15 años de cárcel por la supuesta comisión de un delito de homicidio, aunque en los informes finales calificó como asesinato; la acusación particular, 25 años de prisión para el varón por la supuesta comisión de un delito de asesinato con alevosía y diez años de cárcel para el hijo como presunto cómplice.

La defensa solicitó al principio la absolución para el presunto autor –considera que el hijo no tiene responsabilidad–, al entender que actuó en legítima defensa, a la vez que planteó distintas alternativas en caso de considerarse homicidio, con varias atenuantes, como la de confesión y consumo de drogas y alcohol, entre otras. Así, en el informe final calificó como homicidio, con las atenuantes de arrebato, confesión y entrega inmediata a la Policía, así como eximente incompleta por consumo de drogas.

Cabe señalar que el fallecido en el momento de los hechos estaba casado y tenía tres hijos, uno de ellos mayor de edad, según precisó el Ministerio Público. El presunto homicida fue detenido al día siguiente por la Policía Nacional y el juzgado de guardia decretó su ingreso en prisión provisional, comunicada y sin fianza.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here