Satse reclama la jubilación parcial y anticipada de las enfermeras


El sindicato habla de "las condiciones laborales especialmente duras y penosas que sufren a lo largo de su trayectoria profesional"

El Sindicato de Enfermería (Satse) reclama al SAS que posibilite el acceso voluntario a la jubilación parcial y anticipada para las enfermeras que trabajan en los hospitales, centros de salud y dispositivos de urgencias del Servicio Andaluz de Salud, sin que conlleve ninguna pérdida económica.

Extracción de sangre por dos enfermeras. satse
Extracción de sangre por dos enfermeras. /Foto. LVC

Satse justifica esta reclamación “en las condiciones laborales especialmente duras y penosas que sufren todas las enfermeras del SAS a lo largo de su trayectoria profesional”. Entre otras, destaca “el trabajo a turnos, de noche o en fin de semana, las rotaciones o las guardias, así como la permanencia en centros y servicios particularmente difíciles y penosos, sin olvidar los riesgos latentes inherentes a su labor profesional”. Todas ellas son situaciones que atendiendo a numerosos estudios científicos favorecen el deterioro de la salud de los profesionales y la aparición de enfermedades, como el cáncer, trastornos gastrointestinales o problemas cardiovasculares”. 

Estas “gravosas condiciones laborales, a juicio de la organización sindical, conllevan un innegable desgaste y deterioro físico y psíquico que se va acrecentando con el paso de los años y que claramente justifica que aquel enfermero que así lo desee pueda optar por jubilarse antes de la edad estipulada en la actualidad o que, si lo entiende más pertinente, lo haga de manera parcial y pueda seguir trabajando, aunque menos horas de las que le correspondería”. Al respecto Satse respeta escrupulosamente la legítima reivindicación del colectivo médico para jubilarse a los 70 años, mientras las enfermeras atendiendo a sus especiales condiciones laborales que agravan y acrecientan la penosidad laboral durante años, impiden este planteamiento y de ahí la necesidad más que justificada de poder jubilarse a los 60 años, sin pérdida retributiva, al igual que otros profesionales de otros sectores que incluso lo pueden hacer a partir de los 55 años.

Satse deja claro que dicha circunstancia no debe conllevar ningún tipo de pérdida económica para el profesional afectado, ya que, de ser así, supondría un inconveniente decisivo en la mayoría de los casos que condicionaría que la enfermera o enfermero no pudiese dar el paso deseado.

El Sindicato de Enfermería considera que, además de beneficiar al enfermero que lleva 35 ó 40 años o más trabajando en condiciones especialmente duras, la jubilación parcial y anticipada posibilitaría la contratación de nuevos profesionales en el SAS.

Por otro lado, además del acceso voluntario a la jubilación parcial y/o anticipada, Satse defiende la implantación de un ‘Itinerario Laboral’ en el SAS que contemple medidas concretas que conlleven una mejora progresiva de las condiciones de trabajo de las enfermeras a lo largo de su vida laboral.  

 La reducción individual del número de fines de semana, noches o guardias anuales a trabajar en función de determinados criterios o un estudio exhaustivo de los puestos de trabajo, con la correspondiente catalogación de los que tienen menor carga asistencial o de trabajo, son algunas de las medidas que la organización sindical entiende que, además de mejorar las condiciones laborales de los profesionales, propiciarían una atención más segura y de mayor calidad a los ciudadanos y pacientes, lo cual permitiría que una Enfermera desde que comienza su vida laboral hasta que se jubila, no se vea sometida ininterrumpidamente  a la misma presión, desgaste y sufrimiento físico y psíquico sin posibilidad de mejora al respecto, durante toda su vida laboral.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here