Mosquiteras contra la malaria, el nuevo proyecto de Compassion España


El precio de cada una es de siete euros que se destinarán a África, continente que recibe más del 80% de casos mundiales de malaria

Apagas la luz. Abrazas la almohada y expiras todo tu día. Has conseguido coger la postura, hasta que aparece. Su zumbido te saluda, quebrando el silencio de tu descanso. Ahora te planteas qué hacer; si cazarlo o dejarle satisfacerse por vagancia. A kilómetros de distancia, lejos de tu realidad, poder elegir es un privilegio.

Virus zika en Uganda, fiebre amarilla en África, América Central y Sudamérica, dengue en Asia y zonas tropicales, así como malaria en toda África, nada tiene que ver con ese mosquito veraniego en Europa. Una picadura de allí supone fiebre, cefaleas, erupciones cutáneas, dolores musculares, náuseas, vómitos y cansancio. Una en tu habitación; ronchas con una caducidad temprana. Ir a urgencias por un mosquito nos resultaría ridículo, mientras que en otras zonas del mundo sucede con una normalidad alarmante.

Incidiendo en la última enfermedad se calcula que hubo 435.000 muertes por malaria a nivel mundial en 2017 y más del 80% de esa cifra ocurre en África. La situación sigue empeorando, puesto que, por primera vez en 10 años, las cifras no disminuyen. Según datos que baraja Acnur, “esta es la principal causa de mortalidad infantil en África, especialmente en menores de cinco años, quienes conforman el 70% de las muertes totales”. El parásito es imparable. Los contagios suelen originarse después de que el mosquito se alimente de la sangre de una persona infectada o por la transmisión de madre a hijo durante el embarazo.

Casi todas las campañas solidarias a las que hemos asistido tratan la malaria con fármacos, o buscando vacunas eficientes. En este caso, la asociación Compassion España persigue aquel “mejor prevenir que curar” en su proyecto “Las mosquiteras salvan vidas”. Esta iniciativa apuesta por mosquiteros impregnados con insecticidas de acción prolongada. Una solución que se lleva presentando conforme la OMS, como la más “efectiva” y “rentable” en la lucha contra la malaria. Así, evitar una picadura mortal, cuesta siete euros y protege no solo a familias, sino a comunidades enteras.

Tampoco les basta con repartirlas a las zonas de riesgo, sino que imparten formaciones sobre su uso, incidiendo en que no las abandonen durante el día, así como en periodos nocturnos. Gran parte de la eficacia de esta barrera no solo se logra con la alternancia de los productos empleados para las mosquiteras, sino también en la conservación como un elemento de protección crucial y cotidiano.

Falta poco para rozar los 700 euros de recaudación, destinados a las 100 mosquiteras que se enviarán próximamente a África. La meta está muy cerca y tu donación puede ser el último empujón que falta. ¿Quieres jugar tu parte en la prevención de esta tragedia? Únete enviando tu aportación aquí

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here