Pedrito quiere una Nancy


Los juegos y juguetes pueden cumplir la función educativa, sobre todo los que implican los ámbitos domésticos

Pedrito
Juguetes./Foto: LVC

(Teresa Jiménez). Se aproxima el 6 de enero y los buzones se están llenando de cartas a los Reyes Magos. Esta lista de juguetes es en muchas ocasiones, el reflejo de una publicidad sexista. Su ilusión de elegir libremente puede anhelar roles de género escondidos, lo creamos o no.
Año tras año las muñecas, las cocinas o los carros de bebé siguen dirigidos a las niñas; y los coches, los juegos de acción o los deportes se ciñen a los niños. Además, ya no solo afecta a juguetes más tradicionales, sino a los videojuegos que separan a chicas y chicos según sus temáticas. El color, como componente psicológico fuerte, sigue marcando esa diferencia con el rosa y el azul.
Pero más allá del marketing, la base de todo es la educación que reciban los niños en casa. Con aquello que ven y aprenden en el entorno familiar, más que con juguetes o cuentos. El tiempo de juego también es decisivo para ellos. Intercambiar los roles mientras se juega entre el padre y el hijo, e incluso entre hijos de distinto sexo con juguetes diferentes. De esta manera se muestran y se refuerzan valores igualitarios, siempre que el niño tenga la misma iniciativa.
Los juegos y juguetes pueden cumplir esta función educativa, sobre todo los que implican los ámbitos domésticos. Sin embargo, lo que les gusta o les apetece lo deben elegir ellos, no los padres. Hay que tener en cuenta los deseos del niño. No serán los juguetes los que solucionen el problema, ni forzar a los niños tampoco. Si la lista de regalos de Pedrito son coches y balones no debe implicar nada.
Aunque la Navidad despierte esta batalla de roles de género resulta más preocupante en estos días el acceso y uso que presenten de las redes sociales. Un entorno digital que desplaza cada vez más a las familias como primer grupo de referencia. Es aquí donde esos valores previos de igualdad y respeto se pondrán a prueba. Al igual que en la publicidad o prácticas sexistas de cualquier medio.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here