Un maquillaje de calidad para esta Nochevieja


Maite González Reina recomienda para esta fiesta un labio rojo, que jamás pasa de moda, y un ahumado que saque partido a la mirada

(Teresa Jiménez) Siempre se suele decidir con bastante antelación el peinado y el conjunto para la Nochebuena o el cotillón de Fin de Año. Sin embargo, el maquillaje se deja para última hora. Ya vestidas se suele improvisar. Un poco de base, sombra, rímel, pintalabios y colorete si no se ha olvidado con las prisas. Hay que tener en cuenta que la cara va a ser la primera carta de presentación. Por ello, para relucir en estas fechas se puede seguir un par de trucos infalibles y dos maquillajes. Uno para aquellas que apuestan por lo clásico y otro de colores más arriesgados. 


Maite González Reina es esteticista y maquilladora profesional, dueña del centro Maigore en Aguilar de la Frontera. Con una vocación muy temprana y una experiencia de 15 años en el oficio ofrece sus dos propuestas para esta Nochevieja. Ambas resultan aptas para cualquier mujer, independientemente del look que se escoja. 
Según sus recomendaciones, lo más acertado es un labio rojo, que jamás pasa de moda, y un ahumado que saque partido a la mirada. “No siempre han de combinarse, puesto que recargaremos demasiado el acabado final”, afirma, ya que se debe potenciar siempre uno u otro, pero no mezclar ambos. 
Así, para buscar una sensualidad inocente y fresca, lo ideal es un tono rojo de labios vivo y un ahumado de tonos claros en los ojos. Por el contrario, con colores más nude en los labios y un ahumado más intenso se mostrará un rostro igualmente atractivo, pero más serio y con más templanza. “Si buscamos un buen resultado de las sombras, en el párpado móvil debemos aplicar una base grasa para que el polvo de la sombra agarre”, asegura. Esta base puede ser un simple lápiz de ojos, y con él se pinta todo el párpado para que quede uniforme y después se fija con la sombra. Con ello, se consigue una mayor duración e intensidad en el color. Si, por el contrario se desea romper la monotonía de negros y marrones es posible aplicar colores en la línea de agua del ojo.
El cuidado de la piel también es necesario. Si se aplica directamente la base de maquillaje se cometen varios errores antes de empezar. “Lo más apropiado es usar un tónico, un sérum y por último, una buena crema adaptada a nuestra piel”, aconseja. De esta manera se evitan los odiosos cortes; es decir, esa piel levantada en las zonas secas de la cara, tras extender la base de maquillaje. Todo va a funcionar mejor si se parte de una piel bien hidratada, siendo éste el primer paso para alcanzar un resultado perfecto. 
Mucho cuidado con las fotos de maquillajes en Instragram y otras redes sociales. En este punto, Maite suele ser muy precisa y advierte que hay que ser realistas con las facciones. “Quedan muy bien en pantalla, pero no podemos apreciar muchos detalles, de entre ellos las texturas”, afirma. Lo más coherente, si se quiere imitar ese preciso maquillaje es adaptarlo a los rasgos faciales. “Recibo clientas que me traen fotos de las redes, pero a veces incluso son más guapas ellas mismas y no tiene porqué recargarse tanto”, reflexiona. En el ejercicio de esta profesión, es crucial para ella respetar mucho la belleza natural con poco maquillaje, sin llegar nunca a disfrazar el rostro.