Un comedor escolar se queda sin personal para atenderlo


El sindicato CCOO ya denunció que la Junta no había cubierto la plaza de la anterior cocinera, jubilada desde el 25 de septiembre

El Centro Específico de Educación Especial Virgen de la Esperanza de Córdoba se ha quedado sin personal de cocina “por la inoperancia de la Delegación Territorial de Educación de la Junta en Córdoba, que dos meses después de la jubilación de la cocinera, aún no ha cubierto su vacante, a la que ahora se une la baja por accidente laboral de la ayudante de cocina que se estaba haciendo cargo del servicio en solitario”.

Colegio Virgen de la Esperanza. comedor escolar
Colegio Virgen de la Esperanza. /Foto: LVC

El pasado 7 de noviembre, el Sindicato Provincial de Enseñanza de CCOO de Córdoba denunciaba que una sola persona, una ayudante de cocina, se encargaba a diario de dar de comer a 45 niños y 12 personas del personal del centro por no haberse cubierto la vacante de cocinera que se produjo el pasado 25 de septiembre por jubilación de la persona que ocupaba el puesto.
El sindicato advirtió entonces que la ayudante de cocina “estaba asumiendo una importante sobrecarga de trabajo, por no hablar de la situación de estrés a la que se veía sometida y que finalmente le provocaba un accidente laboral por el que se encuentra de baja desde el pasado día 8 de noviembre”.
Más de diez días después, la baja de la ayudante de cocina tampoco se ha cubierto, “y eso que hay personas en la oferta del Servicio Andaluz de Empleo (SAE) para las incapacidades temporales”, señala el secretario General del mencionado sindicato provincial, Antonio Sánchez, quien explica que, según ha podido saber CCOO, la cobertura de la vacante por jubilación ni siquiera ha empezado a tramitarse en la Dirección  General de Recursos Humanos y Función Pública de la Junta.
De esta forma, el centro, que atiende a niños con diversas discapacidades, todos ellos, con necesidades especiales de alimentación por problemas de deglución, alergias e intolerancias relacionadas con las patologías que sufren, se ha quedado sin personal de cocina por lo que la Delegación de Educación, en vez de urgir a la cobertura de ambas vacantes, ha contratado a una empresa de cátering.
“No podemos olvidar que los menores que se atienden en el comedor tienen necesidades alimenticias especiales y sería lamentable que no se estuvieran atendiendo correctamente desde un servicio estandarizado que, además, supone un mayor coste que la gestión directa del comedor”, critica Sánchez quien vuelve a reclamar la inmediata cobertura tanto de la plaza de cocinera como de la baja de la ayudante de cocina “antes de que haya que lamentar un incidente con alguno de los menores”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here