El miedo al huracán queda en falsa alarma

8

La alerta por el paso del ciclón Leslie queda en anécdota en Córdoba y su provincia

huracán
Imagen desde el satélite de la tormenta tropical Delta./Foto: Nasa

En la jornada de este sábado saltaban las alarmas. El huracán Leslie, ya convertido en tormenta tropical, llegaría a España y la Agencia Estatal de Meteorología ponía en alerta a buena parte de la península. Andalucía al completo y, por ende, Córdoba se situaban en un nivel de riesgo amarillo que, a la postre y por fortuna, solo quedó en las precipitaciones propias de cualquier borrasca atlántica.
La alarma por el huracán era lógica puesto que, a priori, es prácticamente imposible o poco probable, que España sea azotada por este fenómeno meteorológico de igual forma que sucede en Estados Unidos o el Caribe. Las aguas del Atlántico no son, en esta zona, lo suficientemente cálidas. Un hecho que a la postre ha permitido que Leslie no entrase por Lisboa con la virulencia que, por ejemplo, lo han hecho otros huracanes en Florida.
Sin embargo, la llegada de este huracán tiene varios precedentes en las últimas tres décadas. Y es que como informaba eltiempo.es, a la península llegó Vince en octubre de 2005. Alcanzó categoría 1. A medida que se acercó a la península pasó a ser Tormenta Tropical, donde llegó a alcanzar el sur de Portugal y Huelva. Se convirtió en la primera que lo consiguió en la historia. Un mes después, Delta azotó a Canarias y Madeira los días 28 y 29 de noviembre de 2005. En el Teide, las rachas de viento llegaron a alcanzar los 250 km/h. Hubo cuantiosos daños y una decena de fallecidos. Mientras que, un año más tarde, Gordon (también de categoría 1) ocasionó importantes daños en Azores. Llegó a aproximarse a la península, ya como depresión extra tropical, pero dejó en Galicia rachas de viento por encima de 150 km/h.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here