Sadeco localiza un mosquito tigre en la capital

69

En Andalucía se ha producido detecciones en las provincias de Almería, Granada, Málaga, Cádiz, Sevilla y, ahora, en Córdoba capital

Ejemplar de mosquito tigre.
Ejemplar de mosquito tigre. /Foto: LVC

Recientemente, el pasado día 2 de octubre, el Servicio de Control de Plagas de Sadeco, durante una inspección por presencia de mosquitos en la zona norte de la ciudad, recogió en un domicilio particular una muestra que contenía un ejemplar de un insecto atrapado por la persona que había dado el aviso. En el análisis preliminar llevado a cabo en el Centro de Control Animal se determinó la posibilidad de que el ejemplar recogido fuera de Mosquito Tigre (Aedes albopictus), especie invasora de origen tropical que penetró en la península ibérica en el año 2004 por Cataluña, para ir avanzando lentamente por el litoral levantino hasta Andalucía.
En nuestra comunidad autónoma se ha producido detecciones en las provincias de Almería, Granada, Málaga, Cádiz, Sevilla y, ahora, en Córdoba capital. La muestra ha sido remitida a la Universidad de Córdoba, en el marco del convenio de colaboración que ésta mantiene con Sadeco en materia de localización y monitorización de Dípteros Hematófagos. Confirmada por la Universidad la identificación del Mosquito Tigre, se ha procedido a instalar dispositivos de captura para estudiar el alcance del problema.
ALGUNOS DATOS SOBRE EL MOSQUITO TIGRE
El mosquito adulto mide de 2-10 mm., presentando líneas blancas en la cabeza, cuerpo y, sobre todo, patas. Precisamente esta característica ha determinado su nombre común, no presentando más agresividad hacia las personas que otros del mismo género. A diferencia de los mosquitos autóctonos, las hembras de esta especie pican a cualquier hora del día, especialmente a primera hora de la mañana y de la tarde. Las picaduras suelen afectar preferentemente a las piernas 
La particularidad de este mosquito es que se cría en pequeñas concentraciones de agua, no desarrollándose en ríos, ni grandes estanques. Precisamente este hecho determina la dificultad de su control, que reside más en las buenas prácticas de la vecindad que en las intervenciones de los servicios municipales. Al efecto, Sadeco está elaborando un manual que se difundirá en breve espacio de tiempo con las recomendaciones para evitar su presencia y propagación. Entre estas vaciar frecuentemente elementos que retengan agua tales como ceniceros, platos de las macetas, etc. Evitar acúmulos de agua en exteriores derivados de excesos en el riego, huecos en los árboles, depósitos de agua para animales, pavimentos rotos, etc.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here