La alerta de mañana sube a naranja al preverse 42 grados


La última predicción de la Aemet prevé un ligero respiro a mitad de la semana y un repunte en los últimos días de la misma

Los turistas soportan el calor en la Puerta del Puente.
Los turistas soportan el calor en la Puerta del Puente. /Foto: LVC

La Agencia Estatal de Meteorología (Aemet) ha modificado al alza las previsiones para los próximos días, donde destaca la elevación a naranja de la alerta prevista para mañana, entre las 12:00 y las 18:00, en la campiña cordobesa al preverse que los termómetros lleguen a los 42, mientras se mantiene la alerta amarilla para el resto de la provincia donde se espera que el calor ronde los 40 grados de temperatura.

La Aemet prevé además avisos amarillos, en la misma franja horaria, en la Sierra, Los Pedroches y Subbética cordobesa y en la Cuenca del Genil (Granada); en Capital y Montes y Cazorla y Segura (Jaén), en las comarcas onubenses de Aracena, Andévalo y Condado y en la Sierra Norte de Sevilla, con temperaturas que podrán alcanzar los 39 grados. En las zonas almerienses de Poniente y Capital, también estará vigente el aviso amarillo por temperaturas de hasta 36 grados entre las 13:00 y las 20:00. La alerta amarilla ocupará en la jornada de mañana buena parte de Extremadura, Madrid, Castilla-La Mancha, algunas zonas de Castilla y León, así como en Orense.

Los 42 grados del lunes en Córdoba bajarán a 39 para el martes, según la última predicción de la Aemet. Miércoles y jueves se registrarán 36 grados antes de una ligera subida que se espera para los últimos días de la semana.

Emergencias 112 Andalucía ofrece a la ciudadanía una serie de consejos y recomendaciones para intentar evitar los riesgos asociadas a las altas temperaturas. Es importante, en estos días de calor, intentar no salir a la calle en las horas centrales del día y no realizar actividades físicas o esfuerzos a los que no estemos acostumbrados. Cuando salgamos, es recomendable protegernos con una gorra o un sombrero y no olvidar las gafas de sol, la crema solar y una botella de agua. Llevaremos ropa holgada, de tejidos finos y colores claros.
La hidratación siempre es importante, pero más en estos días, en los que hay que beber abundante agua y evitar las bebidas alcohólicas, que lejos de hidratarnos van a conseguir el efecto contrario. A los niños, los ancianos y los enfermos crónicos, hay que ofrecerles agua de forma constante, ya que no suelen presentar sensación de sed. En ningún caso dejaremos a nadie, tampoco a las mascotas, en el interior de un vehículo cerrado, ni siquiera por un momento.
Se aconseja ventilar la casa a primera o a última hora del día y mantener cerradas las ventanas y persianas que estén expuestas al sol; siempre que sea posible usaremos el aire acondicionado o el ventilador y, en caso de no disponer, permaneceremos en las estancias más frescas de la vivienda.
La alimentación más recomendable durante estas jornadas de calor es la basada en comidas frescas y ligeras, sobre todo las elaboradas con frutas y verduras. Hay que evitar las comidas copiosas y calientes, que harán las digestiones más pesadas. Es muy importante respetar la cadena de frío a la hora de conservar los alimentos y no consumir comida que haya estado expuesta al sol durante largo tiempo. Para los más pequeños de la casa, se deben preparar los biberones en el momento en el que vayan a ser consumidos.
En caso de cualquier emergencia, llamar siempre al teléfono 1-1-2, un servicio público, gratuito, disponible las 24 horas, los 365 días del año.