El Arenal: un paraíso para las despedidas de soltero


Los grupos de jóvenes con disfraces más o menos divertidos forman parte del paisaje en la Feria de Nuestra Señora de la Salud

El sábado de Feria se ha consolidado, entre otras cosas, como el día propicio para la celebración de despedidas de soltería en el recinto de El Arenal. Procedentes de pueblos cercanos, de numerosas localidades andaluzas y de otros puntos de España, los grupos de amigos con disfraces ad hoc pululan de caseta en caseta, vaso en mano, como los coches de tope, sin encontrar -ni querer encontrar- la salida de un recinto en donde la diversión está en cada uno de sus rincones.
Si durante el resto del año es normal encontrar estos grupos de jóvenes por el centro o por la Judería, en el día de hoy su punto de cita es, sin lugar a dudas, El Arenal, convertido en el paraíso para este tipo de celebraciones tan cuestionadas por la calidad de turismo que ofrecen al resto de visitantes y las molestias que se suelen generar a los vecinos. En el recinto ferial encuentran diversión non stop, y la posibilidad de cambiar de discocaseta en cuestión de segundos o de buscar unos minutos de descanso en una caseta familiar, en la que también rellenar el estómago de algo sólido, mientras las jarras de rebujito y los vasos largos se van sucediendo sin solución de continuidad.
Unos grupos son más recatados, otros más procaces, los hay que buscan divertir y también hay quienes no lo consiguen. Lo cierto es que las despedidas de soltero, o de soltera, se han integrado en el paisaje del sábado de Feria como uno de los elementos más que variopintos que conforman la cada vez más singular Feria de Nuestra Señora de la Salud.
En El Arenal no hay que buscar a los jóvenes que despiden la soltería de uno de ellos, porque son estos grupos los que salen al encuentro de uno. Si en el Paseo de Caballos hay una docena, rara es la calle en que no se ve al menos un grupo en su deambular de caseta en caseta.