En los centros de salud sólo hay una enfermera por cada 1.800 pacientes


Satse califica la situación de "absolutamente inaceptable, dada la sobrecarga asistencial que genera la misma y las dificultades asistenciales y de cuidados que sufren los ciudadanos"

El Sindicato Profesional  de la  Enfermería Satse-Córdoba ha denunciado que los centros de salud y consultorios de nuestra provincia solo cuentan con una enfermera para atender a una media de 1.800 habitantes; alcanzando a una enfermera para 2.000 habitantes en el caso de Córdoba capital. “Esta situación es absolutamente inaceptable, dada la sobrecarga asistencial que genera la misma y las dificultades asistenciales y de cuidados que sufren los ciudadanos por falta de enfermeros”, señala el sindicato en un comunicado.

SAS heridas
Una enfermera se dispone a extraer un medicamento. /Foto: LVC

A ello es necesario añadir que “la provincia es la primera de Andalucía en cuanto a envejecimiento de la población, disponiendo de cerca de 170.000 personas mayores de 65 años, es decir, cerca del 20% del total, con un alto índice de necesidades asistenciales y de cuidados, dado que es a partir de esta edad cuando se desarrollan con gran firmeza procesos de salud crónicos y pluripatológicos con importantes componentes de carácter sociosanitario”, añaden. 
Al respecto, Satse recuerda que con un adecuado número de enfermeros en nuestros centros de salud y consultorios se podría evitar hasta el 80% de las Enfermedades Crónicas, las cuales causan el 62% de las muertes.
Continua el sindicato afirmando que “para que la promesa de la Junta de Andalucía sea una realidad, en cuanto a igualdad de enfermeros y médicos  para atender la unidad familiar, es necesario que al menos y en principio la dotación media de un enfermero para cada 1.800 habitantes, quede reducida con urgencia a la media que tiene el personal médico de un médico para 1.200 habitantes. Sin olvidar que la OMS establece un enfermero por cada 140 habitantes”.
Finaliza Satse exigiendo a la Junta de Andalucía “que propicie y garantice la calidad y seguridad de los pacientes y ciudadanos en la atención sanitaria y cuidados que necesitan, lo cual es imposible con la dotación actual existente en nuestro centros de salud de solo un enfermero para cada 1.800 personas”.