Eva Contador: "Malgastamos fuerzas en cosas superfluas"


Esta "madre coraje" con tres hijos discapacitados reconoce que ella "como otras tantas mujeres he escogido explotar los dos caminos: trabajo y familia"

Vamos a empezar estas líneas conociendo un poco a Eva Contador, una MUJER con mayúsculas, ejemplo de superación, trabajo y esfuerzo pero sobre todo de amor y de entrega a su familia y a su proyecto profesional. Entre otras cosas, puede ‘presumir’ de haber obtenido el año pasado el “Premio Bárbara Castro: A un corazón de madre”… ¡casi nada!
Cuéntanos tu historia Eva, en tu familia cuando hablamos de discapacidad, hay que hacerlo con mayúsculas, te ha dado fuerte…
Pues sí. Tres hijos y los tres con alguna discapacidad es muy duro. Lo primero es afrontarlo.  Cuando como familia decides crear un hogar y tener un hijo, lo último que se te pasa por la cabeza es pensar que vas a tener un hijo con una discapacidad sea del tipo que sea. Lo primero es afrontarlo tú como persona y aceptarlo, que no es fácil.
Con Antonio, el primero, mi hijo mayor, luché mucho porque nadie nos decía lo que tenía, pero yo sabía que el niño tenía algo porque veía que no desarrollaba ni evolucionaba de forma normal. Se convirtió para mí en una obsesión buscar y encontrar a alguien que me diagnosticara a mi hijo. Una vez que  me lo diagnosticaron, uno de los momentos más duros para mí fue cuando me llegó la carta de la Junta de Andalucía con la minusvalía del niño, fue darte de cara con la realidad.
Cuando luchas por un diagnóstico, luchas por algo que tu hijo necesita pero cuando ya lo encuentras y te dicen: tu hijo tiene una discapacidad y sabes que es algo que tienes ahí para toda la vida y que lo tienes que afrontar, fue durísimo.
img_0015
A partir de ahí ¿cómo consigues seguir con tu vida? Y lo más importante, hacerlo como tú, siempre con una sonrisa, Eva. Es admirable.
Yo soy muy creyente. Lo primero obviamente hay un momento de rebelión en el que le dices ¿por qué?, ¿por qué mi hijo?, ¿qué ha hecho mi hijo para merecer esto? A ti no te llega esto y le dices a Dios, ¡gracias!, obviamente. Pero luego, hay un momento de gratitud. Tengo que estar muy agradecida. En el mundo de la discapacidad ves muchas cosas y dices  bueno,  mi hijo tiene este problema pero tengo que dar gracias porque no tiene éste o éste otro, podía haber sido peor. De todas formas hay mucha ruptura con Dios en un primer momento en las familias con discapacidad aunque también es verdad que es nuestro consuelo. Para mí, es mi apoyo. Yo no hubiera podido llevar esto como lo llevo si Dios no hubiera estado conmigo y con mi familia.

Y además de ser una magnífica madre y de dedicarte en cuerpo y alma a tu familia, me cuentan ¡que no paras!
Sí. La verdad es que soy una persona muy activa. Por un lado pertenezco a ACPACS y echo una mano todo lo que puedo de forma altruista en la gestión y además tengo una empresa de servicios médicos para ayudar a familias con problemas de discapacidad. Se llama Medical Service Contador y nos dedicamos a traer a España un equipo médico para hacer un tipo de cirugía para personas con discapacidad y problemas de espasticidad.
Esto surge porque cuando mi hijo tenía 5 años yo me fui a Rusia a hacerle un tratamiento quirúrgico que solo se hacía allí. Me fue muy bien, no es la cura pero es un tratamiento poco invasivo que da mucha calidad de vida a los pacientes. Nos fue muy bien y por eso intentamos por todos los medios que la técnica se aplicara aquí en España. Recogimos firmas, presentamos una proposición no de ley en el Congreso –dos veces estuve, una con el PP y otra con el PSOE- pero no había manera, así que se nos ocurrió para acercar el tratamiento a las familias, traerlos a operar a España. Nos pusimos manos a la obra a hablar con los médicos de allí, a homologar los títulos y creamos la empresa para poder contratar servicios, facturar y poder moverte laboralmente. Trajimos a los médicos a España y a día de hoy somos referentes en Europa. Se operan aquí personas de Italia, Francia o Portugal y también de Argentina, Colombia y otros muchos sitios. Elegimos Madrid por se centro neurálgico y atendemos a gente de  toda España: Galicia, Andalucía, Valencia, Barcelona…
img_0102

Entramos ya en materia en un día como el de hoy, ¿Qué sentido tiene para ti el 8-M?

El 8 de Marzo es un día para conmemorar a tantas mujeres que en el pasado lucharon para que hoy  nosotras tengamos derechos e igualdad. Pero como todos los días conmemorativos creo que no basta con hacer ruido hoy, creo que hay que seguir trabajando para que las mujeres de las próximas décadas puedan tener una IGUALDAD real y completa.

¿Cómo crees que la sociedad actual trata a la mujer?

Creo que se ha recorrido un importante camino en el último siglo que a nuestra generación nos toca pulir para terminar con las grandes lacras que aún quedan en nuestra sociedad y que afectan sobre todo a la mujer: violencia de genero e esclavitud sexual.
¿Es necesario el uso del lenguaje igualitario o vestir de una determinada manera en la Feria para lograr la igualdad?
Por supuesto que no, creo que malgastamos fuerzas en cosas superflues que nada aportan a la verdadera identidad de la mujer y no entramos a lo realmente importante.
¿En qué te ha afectado en tu vida profesional el hecho de ser mujer?

 Seguimos  aún encontrándonos con gente que a la hora de topar con un cargo de responsabilidad o dirección le cuesta encontrarse con una mujer en ese sillón.

          ¿Y en tu vida personal? Tres hijos con discapacidad no debe ser fácil de compatibilizar con una carrera profesional

            No es fácil, tres hijos….. cualquier mujer trabajadora te podría decir que la conciliación es un mito, es como el Monstruo del lago Ness, todos hablan de él pero nadie lo ha visto, jajajaja
¿Qué les dirías a aquellas que creen que hay que elegir entre familia y trabajo?

Creo que no es necesario, pero tambien creo que es una decisión personal. Si entendemos a las mujeres que por desarrollar su carrera profesional deciden no tener hijos, por qué no dar la misma importancia a aquellas que deciden dejar de trabajar para realizarse como madres, muchas veces estas segundas son menospreciadas pero es una decisión tan valida como la primera. En mi caso como en el de muchas otras mujeres he decidido escoger las dos vías, el trabajo y la familia.
¿Crees que decir portavozas, médicas o todos y todas, ayuda en el camino a la igualdad?

No. Vuelvo a decir que si en lugar de estas cosas se nos equipararán los sueldos en aquellas profesiones en la que estamos por debajo, la baja maternal no fuese un handicap para que las empresas se decantaran por los hombres en lugar de por las mujeres, pudiéramos tener  reducción de jornada  para cuidar de nuestros hijos con discapacidad sin tantas trabas, etc. Esto sí ayuda en la igualdad.

          No quiero terminar sin repetir algo que me gusta siempre destacar cuándo hablo contigo porque es maravilloso. Siempre transmites paz… felicidad…
La procesión va por dentro por supuesto. Para nadie es grato que tu hijo nazca con una discapacidad. A cualquier persona que tu le preguntes, puede querer cosas materiales, pero la familia y           sobre todo si eres madre, que tus hijos estén bien es lo primero y darías la vida por ellos. Grato desde luego no es, ahora, también es verdad que tienes que aceptarlo y luchar mucho para que tu hijo tenga la mejor vida posible y dejar previsto que tenga en un futuro también, la mejor vida posible. Le doy mucha importancia al tema asociativo. Es muy importante buscar personas que están pasando o han pasado por lo mismo que tú. Hay que hacer frente común. Hay cosas que ahora se ven normales y que no se han conseguido porque  la sociedad dice sí espontáneamente. En Córdoba, en el año 70, se empezaron a escolarizar niños con parálisis cerebral porque los padres que formaron la Asociación de Parálisis Cerebral  lucharon por ello, porque antes, esos niños no estaban escolarizados.