El Día del Riñón y la importancia de los cuidados preventivos


Entre las recomendaciones está mantener un hábito de ejercicio regular, control regular de la glucemia y la presión arterial, llevar una dieta variada y saludable que ayude a controlar el peso

El Hospital Universitario Reina Sofía conmemora el Día del Riñón, que anualmente se celebra el segundo jueves de marzo, y que en esta ocasión coincide con el Día Internacional de la Mujer (8 de marzo), motivo por el que desde la Sociedad Española de Nefrología (SEN), la Sociedad Española de Enfermería Nefrológica (Seden) y la Organización Nacional de Trasplantes (ONT) se ha establecido que el tema central de la XIII edición es ‘Riñones y Salud de la Mujer’.
Hemodiálisis riñón alcer
Hemodiálisis. /Foto: LVC

Así, la delegada de Igualdad, Salud y Políticas Sociales de la Junta en Córdoba, María Ángeles Luna, la directora gerente del hospital, Valle García, el director de la Unidad de Gestión Clínica de Nefrología, Pedro Aljama, el especialista en Nefrología, Rafael Santamaría, el presidente de la Asociación para la Lucha Contra las Enfermedades del Riñón en Córdoba (Alcer), José María Reifs, y una paciente han participado en la tradicional rueda de prensa para fomentar la importancia del cuidado de estos órganos.
Según ha mencionado la delegada, “la finalidad de este día es crear conciencia sobre la importancia del cuidado de los riñones y, para ello, la comunidad científica, las autoridades y las asociaciones, nos unimos a fin de recordar a la población las medidas preventivas que están al alcance de la sociedad”. En esta línea, ha señalado que “la principal herramienta para luchar contra la Enfermedad Renal Crónica es la prevención”.
Los especialistas del complejo sanitario cordobés aprovechan esta jornada para transmitir a la población las siete reglas de oro para proteger los riñones: mantener un hábito de ejercicio regular adecuado a su situación, control regular de la glucemia y la presión arterial, llevar una dieta variada y saludable que ayude a controlar el peso, no fumar, evitar fármacos que puedan dañar los riñones y analizar la función renal en aquellos pacientes en los considerados de riesgo.
En esta ocasión, los nefrólogos recuerdan los riesgos que de manera especial afectan a la mujer y los que afectan a cualquier persona, al margen del género. Así, al igual que en la población masculina, los nefrólogos destacan que las principales causas que llevan a perder la función renal son la hipertensión arterial y la diabetes, por lo que es muy importante estar alerta en aquellas mujeres con hipertensión arterial, diabetes y otros problemas de salud relacionados que pueden afectar al riñón, como la obesidad y la dislipemia.
En esta población es conveniente realizar una monitorización periódica de marcadores de daño renal, así como controlar los factores relacionados con el daño renal.
Sí es cierto que en la mujer existen algunos matices diferenciadores respecto al hombre que pueden condicionar la aparición y evolución la enfermedad renal. Así, enfermedades sistémicas como el lupus eritematoso sistémico, la artritis reumatoide y la esclerodermia, suelen afectar al riñón con mayor frecuencia en la mujer que en el hombre.
Por otra parte, el embarazo supone una situación en la que se producen cambios fisiológicos normales en la función renal. En ocasiones, problemas renales que han pasado desapercibidos pueden ser detectados durante esta etapa vital de la mujer.
En estas situaciones, tanto el embarazo puede tener repercusión sobre la progresión del problema renal, como el problema renal puede tener repercusiones sobre el desarrollo del embarazo. Por ello es importante el seguimiento por profesionales con experiencia en estas situaciones, con vigilancia de los marcadores de daño renal y el desarrollo de la gestación. En cualquiera de estas circunstancias, es importante una detección precoz del problema y la instauración de medidas apropiadas para su tratamiento.
Durante la rueda de prensa, Rocío Cobos, una paciente que ha estado más de seis años en diálisis y que en el año 2005 fue trasplantada de riñón, ha querido contar a los medios de comunicación su experiencia. “Hoy soy una mujer feliz, con una vida normal, he podido ser madre y seguir avanzando en mi día a día gracias a las oportunidades que desde el hospital se me han ido ofreciendo a lo largo de mi enfermedad”.
En esta línea, el director de la Unidad de Gestión Clínica de Nefrología, Pedro Aljama, ha señalado que “el daño renal suele ser asintomático en su inicio y cuando presenta síntomas ya está muy avanzado el problema”.
Asimismo, Aljama ha remarcado la importancia de seguir trabajando en el diagnóstico precoz y para ello, “es fundamental el trabajo con los médicos de Atención Primaria y otros especialistas”.
La directora gerente del hospital, Valle García, ha puesto de manifiesto “el importante trabajo que vienen desarrollando los profesionales del centro que desde hace más de una década vienen trabajando con los profesionales de Atención Primaria para ofrecer un tratamiento eficaz y detectar lo más pronto posible la existencia de daño renal”.
Así, en el año 2006, el Hospital creó una consulta específica de Nefrología en la que se evalúa al paciente que llega derivado desde Primaria para determinar si su patología requiere tratamiento especializado o si puede ser abordado desde Atención Primaria con las pautas y recomendaciones ofrecidas desde el Servicio de Nefrología.
Además, los especialistas del hospital visitan una vez en semana los centros de salud desde hace siete años para intercambiar conocimiento con los profesionales de Atención Primaria que son los que pueden, ante cualquier sospecha, identificar antes un riesgo renal. En estos casos, los médicos de familia piden inmediatamente el análisis de marcadores para comprobar la existencia o no de daño renal.
“Gracias a estas dos medidas (consulta específica y reuniones con médicos de familia), los pacientes que son derivados en la actualidad a la Unidad de Gestión Clínica de Nefrología tienen prácticamente una demora cero”, según ha señalado el especialista en Nefrología Rafael Santamaría.
La enfermedad renal (ER) puede afectar en la provincia de Córdoba a unas 80.000 personas –aunque posiblemente más de la mitad desconozca que la padece–, de las que unas 500 se tratan con diálisis y, de ellas, alrededor de 100 se encuentran a la espera de un trasplante de riñón en estos momentos.
Los nefrólogos del Hospital Reina Sofía estudian cada caso de forma individualizada y se le oferta al paciente con insuficiencia renal crónica la mejor opción (diálisis o trasplante) tras valorar los riesgos y beneficios de cada una.
Como cada año, Alcer ha organizado diversas actividades. Así, su presidente, José María Reifs, ha explicado que a lo largo de la mañana del jueves se instalarán mesas informativas “para informar a la sociedad sobre la importancia de que tiene el cuidado de nuestros riñones y prevenir esta patología”.
Será en espacios muy transitados del Hospital Reina Sofía, Provincial, Centro de Especialidades Carlos Castilla del Pino, también en el Hospital Infanta margarita de Cabra y en los centros de salud Levante Sur, Poniente Sur y Palma del Río. También en la capital, habrá una mesa instalada en la puerta de El Corte Inglés.
Además de información, a los ciudadanos interesados se les tomará la tensión y se les informará sobre de la prevención de la enfermedad renal crónica. “Estas mesas estarán formadas por voluntarios, socios, pacientes renales y personal técnico de la Asociación, así como por enfermeras de los centros de diálisis y del Hospital Reina Sofía que se encargarán esa mañana de hacer las tomas de tensiones”.
Por último, también se iluminará de color naranja (color característico de esta asociación) la fachada de la Diputación provincial y la del Hotel Córdoba Center.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here