Juancho de Sidecars: "Venimos a Córdoba con el cuchillo entre los dientes"


El vocalista del grupo madrileño desvela, en la siguiente entrevista, la emoción que le produce venir a tocar a Córdoba con un lleno

Sidecars
Juancho, durante un concierto de Sidecars.

Tu mejor pesadilla, Contigo o sin ti, Amasijo de huesos, Fan de ti Una eternidad sonarán esta noche en Córdoba, gracias al concierto que Sidecars ofrece en la sala M100. Con cambio de aforo por el ritmo de venta de entradas incluido, el grupo que capitanea Juancho se ha convertido en una fórmula de éxito, sobre todo, en los últimos dos años. La misma se basa en referentes que van desde Tom Petty hasta Andrés Calamaro y, pese a todo, en la siguiente entrevista su líder confiesa que viven este momento con “recelo”, disfrutando cada instante como si fuera el último.
-No es vuestra primera visita a Córdoba.
-Hemos hecho alguna visita antes. Llevamos diez años girando, pero en sitios pequeñitos, con poquita gente y a Córdoba hemos ido dos veces. Una de ellas al Café de la Luna. Ésta es la primera vez que venimos a un sitio y cambiamos de aforo.
-Agotaron las entradas en Góngora y cambiaron a M100, un local más grande ¿Cómo lo han vivido?
-Con mucha sorpresa, porque a la primera sala -que tenía la mitad de aforo a la que vamos finalmente- la pusimos ya con miedo de ver que nos encontrábamos. Y, de repente vimos que se iba a llenar, nos juntamos  debatir la otra opción: ¿Nos quedamos con el éxito de haber llenado la primera o nos arriesgamos? Lo vivimos con un poco de nervios, pero la respuesta fue increíble. Estamos muy contentos.
-¿Qué concierto se van a encontrar los fans de Córdoba?
-Es la presentación de Cuestión de gravedad, lo que es que, a mí, cuando pasaba algún grupo por Madrid de los que me gustan, quiero escuchar las cosas del disco nuevo, pero también las canciones de discos anteriores. Vamos a hacer un mix. Tocaremos más de la mitad de este disco, pero son casi dos horas de show en las que va a haber un poco de todo.
-¿Va a sonar Fan de ti?
-Como todos los grupos, supongo, hay tres o cuatro canciones (conforme pasa el tiempo se suman más a esa lista), que podríamos llamar imprescindibles para los seguidores. Por ahora no podemos dejar de tocar.
-¿Una eternidad?
-Sí. Hay una cosa en esta gira que no habíamos hecho nunca, que consiste en un margen de tres canciones que, sobre la marcha, metemos unas y sacamos otras. Para no repetir siempre el mismo show, para los que repiten y para nosotros mismos y mantener un poco la emoción y el nervio.
-¿Cuestión de gravedad es el disco más personal?
-Quizá sí. Nunca me había expuesto tanto, a nivel de textos. Nunca habíamos hecho un disco tan conceptual, que está contando diferentes momentos de una historia. Probablemente sea el disco más sincero y, en lo musical, en el que más nos acercamos a lo que siempre hemos querido ser.
-¿Cuál es la canción del disco que más le ha costado?
-Probablemente, Conmigo o sin mí, que es la que cierra el disco. Es la que todavía me cuesta interpretar.
-El grupo ha crecido mucho en estos diez años ¿Cómo viven ese éxito?
-Lo estamos disfrutando mucho. Lo vivimos con sorpresa y con cierta desconfianza, pero sana. Con todos los años que llevamos peleando y ganando al público uno a uno, gira tras gira, esta vez con Contra las cuerdas y con Cuestión de gravedad la cosa se ha multiplicado por tres, de repente. Queremos vivir cada minuto, pero con cierto recelo: disfrutarlo y hasta que dure.
-La canción que da nombre a Contra las cuerdas la canta con su hermano Leiva, al que en este nuevo disco le dedica Amasijo de huesos ¿Cómo es esa relación?
-Somos hermanos y amigos. Vivimos juntos desde hace 11 años y voy de guitarrista en su banda cuando se ha podido hacer y mientras se pueda seguiremos. Vivimos, salimos juntos y tenemos una relación muy estrecha. Hacemos música, nos damos consejos el uno al otro, aunque por edad he recibido muchos consejos y he aprendido mucho de él, teniéndole cerca.
-Leiva ha sido muy importante en la trayectoria de Sidecars. Pero ¿qué tiene Leiva de Juancho?
-(Risas). Seguramente muchas cosas, lo que pasa es que yo soy el hermano pequeño. Hay seis años de diferencia y le he tenido muchos más años para fijarme en él, que él en mí. Quizá, cuando ya empezamos a vivir juntos y ese rango de edad a partir de los veintitantos en que ya se nota menos la diferencia, a partir de ahí nos enseñamos los dos. Cada vez que escribe algo me lo enseña y le doy mi opinión y la toma bastante en cuenta. Supongo que los dos tenemos el uno del otro.
-Para quienes no conozcan aun a Sidecars, de qué fuentes beben.
-De muchos sitios. Cuando empezamos teníamos unas referencias muy clásicas y míticas, como Tom Petty o los Rollings Stones, cosas así. Pero es cierto que hay grupos españoles que, a mi a la hora de escribir y a todos en común, nos han influenciado muchísimo. Los Rodríguez, Los Ronaldos, hay varios grupos que nos han inspirado mucho a la hora de escribir canciones y a la hora de aprender. Andrés Calamaro sería uno de ellos, sin duda.
-¿Qué les diría a los fans que van a ver a Sidecars este viernes?
-Para nosotros es un sueño ir a Córdoba y encontrarnos una sala de esas dimensiones llena. Vamos a intentar hacer el mejor show posible e intentar poner nuestra banderita. No es lo mismo llegar a Madrid que, aunque siempre tienes algo que ganar, de alguna manera ya lo has conquistado, que ir a una ciudad un poco virgen. Para nosotros ir a Córdoba a ganárnosla. Así que vamos a ir con el cuchillo entre los dientes y a divertirnos.