Llegan 442.000 kilos de comida al Banco de Alimentos


A primeros de marzo comenzará el reparto entre más de un centenar de entidades asistenciales y de beneficencia de Córdoba y provincia

Durante todo este mes de febrero las naves del Banco de Alimentos Medina Azahara se están llenando de nuevo con la llegada de la tercera fase de los alimentos del Fondo de Ayuda Europea a los más Necesitados (FEAD), que facilitan la Unión Europea y el Gobierno español.
En esta fase a Córdoba, le corresponde al Banco de Alimentos Medina Azahara un total de  442.393,970 kilos, que es el equivalente a 22 camiones, y la misma cantidad a la Cruz Roja de Córdoba.

Llegada de comida al Banco de Alimentos.
Llegada de comida al Banco de Alimentos. /Foto. LVC

En esta partida destacan aceite, arroz, cacao soluble, conservas, crema de verduras, galletas, garbanzos cocidos, leche, leche de continuación, pasta y alimentos infantiles entre otros, procedentes de las principales industrias de alimentación españolas que las suministran tras acudir al correspondiente concurso convocado en su día.
Tras el complejo proceso de descargas, calsificación y almacenaje, que se prolonga todo este mes y tras pasar la inspección de Hacienda y de la Subdelegación del Gobierno que garantizan su transparencia y legalidad, está previsto que sea a primeros de marzo cuando se empiece a repartir a más de un centenar de entidades asistenciales y de beneficencia de Córdoba y provincia inscritas en el programa, que serán las encargadas de repartir estos alimentos entre cerca de 30.000 beneficiarios. Al tratarse de fondos públicos, todos los beneficiarios deben estar derivados por un trabajador social para tener acceso a estas ayudas.
El Banco de Alimentos Medina Azahara se nutre fundamentalmente de las ayudas procedentes de Europa así como de campañas y de donativos particulares. Cada año realizan en otoño la denominada Gran Colecta Anual de Alimentos, que se fundamenta en dos pilares básicos: la necesidad y la solidaridad. En la necesidad, porque como afirma el presidente de FESBAL, Nicolás M. Palacios, “aunque se dice que ha pasado la crisis, para el millón y medio de personas desfavorecidas a las que estamos proporcionando asistencia, ésta no ha terminado todavía, todas y cada una de ellas siguen esperando nuestra ayuda para poder alimentarse”. Aún hay muchas familias que están pasando penuria alimenticia en nuestro país, “una triste realidad a la que no debemos dar la espalda, a pesar de que muchos hayan salido ya de la difícil crisis en la que hemos estado sumidos”.