El primer regalo de los Reyes: Hubo Cabalgata


Miles de cordobeses abarrotan las calles para recibir a Sus Majestades de Oriente

Reyes
Cabalgata 2018./Foto: LVC

Las tradiciones son las que son, y Córdoba se ha volcado hoy con una de sus más queridas fiestas. La Cabalgata de la incertidumbre, que ha tenido a padres, niños y concejales pendientes de las predicciones meteorológicas, ha podido completar su recorrido. Eso sí a un ritmo elevado,porque en cualquier momento la tregua de los elementos podía tocar a su fin y deslucir la alegre comitiva.

El chupinazo -cual inicio de Sanfermines- sonó en el puente de El Arenal, para desatar la euforia de las numerosas personas presentes. Centenares entre la plaza de Santa Teresa y la avenida de Cádiz, para llenar de júbilo las calles del Campo de la Verdad. Y es que el protagonismo de la ciudad, a primera hora de la tarde, estaba al otro lado del río. Una celebración que contrastaba con los minutos previos, cuando en el Puente Romano, el público caminaba en busca de los Reyes bajo un medianamente intenso aguacero, que parecía desmentir a los partes que aseguraban que habría la tregua necesaria para que los pequeños se lanzaran a por caramelos, gusanitos y demás regalos. De vuelta del primer contacto con Sus Majestades, por el mismo puente y en sentido opuesto, un niño le decía a su madre: “Se lo pedí a Melchor y han salido”.

El tiempo se portó cuando vio aparecer a Sus Majestades los Reyes Magos y, poco a poco, los pequeños claros dieron algo más de confianza. La comitiva, sabedora del riesgo, aceleró el paso (casi como una cofradía a paso de mudá). Y por Conde de Vallellano, el Paseo de la Victoria, Ronda de los Tejares, los Jardines de la Merced, Molinos Alta y Ollerías, la ilusión en la mirada de cientos de niños era el denominador común. Y, por una vez, Melchor, Gaspar y Baltasar no giraron para el Marrubial, en obras. El cortejo siguió por la avenida Agrupación Córdoba para que los villancicos de la banda de la Coronación de Espinas concluyesen en su casa, en San Antonio de Padua.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here