Curiosa campaña para recuperar un móvil perdido


Juan, trabajador de un gimnasio, perdió el teléfono a primera hora de la mañana del martes, cuando iba a trabajar y aún lo busca

El recorrido que hay en coche desde el barrio del Naranjo hasta la plaza de las Tendillas apareció ayer con carteles en los que se informaba de la pérdida de un teléfono móvil modelo Samsung S7 y de que se recompensaría a quien lo devolviese con 500 euros.

Cartel para recuperar el teléfono perdido. móvil
Cartel para recuperar el teléfono perdido. /Foto: JC

Detrás de estos carteles hay una historia, que es la de Juan, un trabajador del gimnasio Hidrosport, en la calle Santa Victoria, que reconoce que la recompensa no es por el teléfono, ya que pagaría lo mismo aunque se lo devolviesen roto, sino porque en él, aparte de las fotografías personales, “hay mucho trabajo: horarios, clases, información de distribuidores, pedidos porque no tengo libreta ni tiempo de meter todos esos datos en el ordenador”. Reconoce que su perdición fue comprarle al teléfono una tarjeta de 60 gigas, lo que hizo que la memoria fuese prácticamente inacabable y por eso no dejó de meter información.
Juan cuenta que el móvil lo perdió a las 06:00 del pasado martes, cuando iba a trabajar. Lo último que recuerda es que se lo guardó en el bolsillo del chandal, se montó en su moto e hizo el recorrido de siempre, desde el barrio del Naranjo, donde vive, hasta la plaza de las Tendillas. Por esto, en la noche del jueves hizo este mismo recorrido colocando los carteles, para que en la mañana del viernes, aquellas personas con las que él se cruza cada día camino del trabajo se informen de la pérdida del teléfono, ya que es muy probable que lo vieran el martes.
Desde que lo perdió, Juan ha intentado localizarlo, pero se encuentra sin datos. Lo ha bloqueado y en el momento en que el teléfono tenga conexión a internet quedará, o ha quedado ya, inutilizado. También ha realizado varias llamadas al mismo y da la señal, pero nadie descuelga.
Juan ha recibido muestras de solidaridad y confiesa dolido que en la madrugada de ayer recibió a las 03:00 una llamada para burlarse de la pérdida del teléfono móvil. Aún así se mantiene firme y no pierde la esperanza de recuperarlo. “El teléfono no lo quiero, lo que quiero son los datos; aunque me lo den roto, yo daré los 500 euros”, añade.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here