Javier Campos: “En todos los sitios donde he estado me he entregado”


En la siguiente entrevista, el reconocido hostelero Javier Campos desvela alguno de los detalles de su nuevo proyecto de restauración, ubicado en la antigua ermita de la Candelaria

Campos
Javier Campos y Juan Gutiérrez./Foto: LVC

Desde este viernes, Córdoba contará con un espacio singular dedicado a la restauración. Se trata de la antigua ermita de la Candelaria, donde el reconocido hostelero Javier Campos inicia un nuevo proyecto, en el que tanto el empeño personal como el de los amigos que lo acompañan se ve, mientras se realizan los últimos preparativos para la apertura. Javier recibe a La Voz de Córdoba con el respeto y cordialidad que le han hecho granjearse una gran reputación y ser visto como uno de los embajadores de la ciudad.
-¿Cómo surge la idea?
-Mi mujer y yo compramos la casa en la época de mi trabajo anterior. Vivíamos aquí porque nuestra vida estaba entregada y volcada a Bodegas Campos. Y cuando se acabó aquella etapa, nos quedamos con una casa y con la ermita de la Candelaria, que habíamos recuperado con tanto esfuerzo y cariño. Mi vida cambió y mi suegra desde Alemania nos animó a iniciar este proyecto, porque muchas veces no ves lo que tienes hasta que alguien de fuera te hace ver las cosas. Empezamos con mucha ilusión esta andadura personal, a la que hemos querido invitar a Juan Gutiérrez (su jefe de cocina), a que nos acompañe.
-¿Cómo se convierte una ermita en restaurante?
-Todo lo que hemos hecho ha partido del respeto al entorno donde estamos y tratar de agredir lo mínimo posible al espacio donde estamos. Te diría que con buenos técnicos, para llevar a cabo este largo proceso de año y medio (donde nos han ayudado muchas personas). Hemos querido darle continuidad a esta casa.
-¿Cuál es su espacio gastronómico?
-Somos conscientes de que la restauración de Córdoba es muy variada. Y ahora se han incorporado estrellas Michelín. En un mundo que está en permanente evolución, nosotros queremos plantear la ermita de la Candelaria como un espacio de cocina de casa, como lo que es: una casa vivida y sentida. Sin negarnos a la evolución y a las nuevas técnicas, pero que la persona que nos visite sienta que está en una casa y para eso queremos que vea que tenemos una cocina ‘como de siempre’.
-¿Qué se siente al abrir un nuevo establecimiento ante la que fue su casa?
Javier Campos./Foto: LVC

-Me considero de Bodegas Campos desde que nací. Era la casa de mi familia y es lo que más he querido. Me entregué a ella, 25 años como gerente y como Campos desde que nací. No nacemos frente ni contra nadie. Nacemos como vecinos, con una buena relación de vecindad. Ellos tienen su oferta y nosotros vamos a abrirnos a servir a Córdoba y a quien nos visite. Siempre en positivo y sin nada de rivalidades absurdas.
-¿Cómo traslada su vasta experiencia a este nuevo proyecto?
-Con un enorme respeto a la persona que nos visite. Ahora valoro, todavía mucho más, a la persona que nos visita. Porque cuando estaba en Bodegas Campos o en el Real Círculo de la Amistad era un buque en marcha. Eran catedrales, lugares de Córdoba que son emblemáticos. Aquí tenemos que comenzar de nuevo. En un lugar fantástico, pero empezamos de cero.
-Dedicarse a la restauración es vocacional.
-Sin duda. Desde pequeño he sentido pasión. Acompañaba a mi padre, que fue el anterior gerente a mí en Bodegas Campos, y recuerdo que mi tío Paco organizaba fiestas en la bodega y, desde chiquito, la hostelería que se servía a personalidades me hizo sentir una atracción y fascinación, que le ha dado sentido a mi vida. Estoy muy agradecido a esta profesión, aunque es muy sacrificada. Es una forma de entregarse a los demás, a través de la actividad profesional. La vocación es fundamental (para sentir la satisfacción del trabajo bien hecho y aprender y mejorar cuando las cosas no salen bien). Además, la conciliación de la vida laboral y familiar es más complicada.
-Sigue manteniendo la ilusión.
-Total. A mis 54 años recuerdo cuando me hice cargo de Bodegas Campos, en julio del 89, lo recordaba hace un rato. La vida me ha llevado a Málaga, al Círculo de la Amistad. En todos los sitios donde he estado me he entregado. No cabe más porque no hay más horas en el día (ríe).
-¿Qué ofrece esta nueva casa?
-Una casa singular de Córdoba, con un espacio precioso. Y con una cocina para que se se sientan como en su casa y tratar de que todo resulte armónico la comida, el servicio y la estancia.

3 Comentarios

  1. me alegro mucho Javier, hace tiempo que no nos vemos, ahora estoy mucho tiempo en Marbella, ya iremos cuando este en Cordoba, que tengas mucho exito, te lo mereces abrasos Pepe

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here