¿Un pirómano en el Parque Figueroa?


Los vecinos de la popular barriada cordobesa aseguran que la tragedia pudo ser mayor, ya que el supuesto autor del incendio "no está en su sano juicio"

Figueroa
Piso incendiado en Marino Blas de Lezo./Foto: LVC

El popular barrio cordobés del Parque Figueroa rozó lo que podía haber sido una auténtica tragedia, en la noche del viernes 1 de septiembre. Un espectacular incendio en la segunda planta del bloque número 2 del pasaje Marino Blas de Lezo se desataba a las 21:50 horas y ponía en alerta a toda la vecindad. Hasta el lugar de los hechos no tardaron en desplazarse efectivos del Parque municipal de Bomberos, de la Empresa Pública de Emergencias Sanitarias (EPES), así como agentes de la Policía Local y Nacional.
El fuego resultó muy aparatoso, como queda reflejado en las imágenes que muestran las consecuencias del mismo. A ello hay que sumar que fuentes cercanas a la investigación indican que todo apunta a que fue provocado. Es por ello que una de las líneas en las que se trabajaría consiste en constatar, si el incendio tendría la misma autoría que otro, que también se produjo en el Parque Figueroa este verano. El mismo tuvo lugar en la calle Marino Francisco de Los Ríos, cercana Blas de Lezo. Mientras que al autor hubo que ingresarlo en un centro sanitario para que recibiera asistencia psiquiátrica.

Sea como fuere, los vecinos relatan a día de hoy los momentos de angustia que vivieron el pasado viernes. “El olor, el humo y las llamas daban pánico”, señala una vecina que acudió al lugar desde una calle aledaña. Mientras que otro vecino relata cómo  “se tuvieron que llevar a Reina Sofía”, al supuesto causante del incendio. Ya que sufría quemaduras por todo el cuerpo y, posteriormente, hubo que trasladarlo a la unidad de quemados del Hospital sevillano Virgen del Rocío. Los vecinos cuentan que se produjo una gran indignación “porque podía haber sido más grave”. Asimismo, estos narran como el hombre se sentó junto al portal, mientras los bomberos procedían a extinguir el incendio. Y, es más, asegura que durante la tarde algunos lo vieron “cargando garrafas de gasolina”. Para concluir que “este hombreno está en su sano juicio”.
Tres días después, los vecinos de la tercera planta (donde una mujer tuvo que ser atendida por inhalación de humo y los bomberos sacaron a dos perros del piso), se afanan en limpiar paredes y ventanas. Mientras una explica que, por suerte, “el piso no ha sufrido más daños que los de las persianas y las manchas del humo”. En contraposición, el piso donde se originó el fuego está completamente calcinado.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here