Un menú diferente para esta Navidad


El Ayuntamiento se ha tomado en serio la firma del Pacto de Milán. El compromiso de difundir entre los cordobeses el concepto de “gastronomía sostenible” ha llevado a la delegada de Medio Ambiente, Amparo Pernichi, a poner en marcha una iniciativa consistente en promover “una alimentación sana, justa y sostenible”. Para ello va a promover un concurso del que se escogerán 25 recetas que cumplan estos preceptos y que se propondrán a los cordobeses para su materialización como menú esta Navidad.

Amparo Pernichi. menú navidad
Amparo Pernichi. /Foto: JC

Una de los pilares de esta iniciativa son los alumnos del instituto Gran Capitán, que dispone de un servicio de Restaurante-Escuela, que participarán de forma activa en la elaboración de este recetario. De forma colateral se pretende informar a la sociedad de los beneficios de una alimentación sostenible para para las personas como para el medio ambiente.
En la segunda quincena de septiembre se presentará esta iniciativa y en los meses de octubre y noviembre se se formará a los alumnos del Gran Capitán y, por otra, se desarrollará el concurso de recetas que está abierto a la sociedad. Por último, en diciembre se presentará el recetario para que se pueda divulgar y llevar a cabo para la Navidad.
Pernichi ha explicado que los alumnos del instituto se encargarán de hacer cuatro de las recetas que incorporarán al menú que semanalmente ofrecen en el Gran Capitán. De este modo, ellos realizan una aportación directa al recetario. También ha destacado las características que debe tener una dieta sostenible, y es que sean “sostenibles, seguras, culturalmente adecuadas, ambientalmente sostenibles y fundadas en los derechos”.
Para esto, en la elaboración del recetario se primará el uso de productos locales y de temporada, preferentemente agroecológicos; reducción del consumo de energía, empleando utensilios de cocina como el hierro, la cerámica o el cristal, “que retienen mejor el calor, utilizando la energía lo estrictamente necesario”. También se valorarán el uso del agua “de forma eficiente, reduciendo la cantidad a lo imprescindible y reutilizándola para regar si es posible”, y por último se tendrán en cuenta “las sobras de comida, reduciéndolas, reutilizándolas o reciclándolas procurando el desperdicio cero”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here