Un cordobés con Hemingway


Una de las paradas más emblemáticas del Camino de Santiago se halla en Pamplona, donde el cofrade cordobés, Francisco Román, ha inmortalizado la importancia del escritor norteamericano

Francisco Román, junto a la estatua de Ernest Hemingway./Foto: Paco Román

La personalidad y la relevancia en la literatura del siglo XX que tuvo el escritor estadounidense, Ernest Hemingway, está fuera de toda duda. Su carácter quedó reflejado más allá de sus incomparables textos, como ejemplo baste recordar que entregó su condecoración del Nóbel a los pies de la Virgen de la Caridad del Cobre de Cuba. Un carisma que también llegó a España y, concretamente, a Pamplona. Y es que en plena Plaza del Castillo se halla el Café Iruña, un enclave muy celebrado en algunas de sus novelas y que es parada obligada en algunas de las rutas del Camino de Santiago.
En pleno tránsito hacia la Santiago de Compostela, el particular Camino de un cordobés se detenía -en fechas recientes- en el conocido como Rincón de Hemingway, del citado establecimiento. Se trataba del conocido cofrade de la hermandad de la Cena, Francisco Román. Éste narraba la singularidad no sólo de este espacio, sino que lo incardinaba en la amplitud de matices que ofrece la peregrinación, a lo largo de todas sus rutas. De hecho, Román lleva varios años acudiendo a su cita con el Apóstol y, por ende, recorriendo algunos de los enclaves más interesantes que ofrecen los itinerarios que conducen a Santiago.
El Rincón de Hemingway

Como se explica en la descripción que realiza el propio establecimiento -que va a cumplir en 2018, 130 años de historia- de este espacio, es un acogedor y tranquilo rincón, situado contiguo al Café Iruña, en el que domina el espíritu y la imagen del escritor Ernest Hemingway. Es uno de los lugares más exclusivos de Pamplona debido a su historia, su tradición que brinda la posibilidad de emular la figura del escritor estadounidense, al mismo tiempo que se disfruta de una agradable conversación. Este exquisito espacio se convierte así en cita obligada para navarros y visitantes. Un lugar privilegiado desde donde disfrutar de la tranquilidad y el calor del Casco Viejo de Pamplona.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here