El hotel de madres del Reina Sofía, una década de "alojamiento confortable"


Este hotel ofrece comodidad a una media anual de 87 mujeres con hijos ingresados en la unidad de Neonatología o UCI pediátrica en situación de especial dificultad

El Hospital Universitario Reina Sofía facilita que más de 800 mujeres preserven el vínculo con su recién nacido durante la primera década de funcionamiento del hotel de madres. En este periodo, el servicio ha proporcionado alojamiento confortable a 825 mujeres. Actualmente, sigue acogiendo a progenitoras con hijos ingresados en la unidad de Neonatología, dependiente de la Unidad de Gestión Clínica de Pediatría y sus Especialidades, que se encuentren en situación de especial dificultad.

Reina Sofía hotel madres
La trabajadora social del hospital charla con dos madres que están en estos momentos alojadas en el hotel de madres del Hospital Universitario Reina Sofía. /Foto: LVC

Este particular espacio facilita el descanso de las madres, ayuda a preservar el vínculo madre-hijo y favorece la lactancia materna. Además, la estancia de las progenitoras en estas instalaciones mejora el acceso rápido y permanente a su bebé cuando es posible, ya que la mayoría de recién nacidos se encuentran ingresados en la unidad de Neonatología o en la UCI pediátrica.
Precisamente por ello, estas instalaciones están reservadas para progenitoras que han recibido el alta tras dar a luz y cuyos hijos han de continuar ingresados. Entre los criterios de inclusión figuran que estas mujeres necesiten permanecer en el hospital a tiempo completo con su bebé y presenten dificultades de acceso al centro, bien por lejanía desde su lugar de residencia y/o por factores socio-económicos. En la actualidad, el periodo máximo que pueden permanecer alojadas las mujeres es de 15 días, para poder dar cabida y oportunidades a otras progenitoras que también lo necesitan.
Las dependencias se ubican en el nivel -1 del hospital Materno Infantil, junto al lactario, y están acondicionadas para dar respuesta de forma individual a las necesidades de cada madre, con servicios de comida, que incluye dietas normales y especiales por prescripción médica o creencia religiosa, aseo y cama en el mismo hospital, en un espacio agradable y próximo a la unidad pediátrica donde se encuentran hospitalizados los menores. Cuenta con cuatro habitaciones individuales con baño privado, una amplia sala de estar común con sofá, mesa, sillas, teléfono y televisión, así como una zona de oficio dotada de distintos electrodomésticos fundamentales.
Las trabajadoras sociales del hospital son las profesionales encargadas de gestionar las demandas y el alojamiento de las mujeres en este espacio. Precisamente una de las trabajadoras sociales del hospital, Alicia García señala que “este hotel cumple una función básica para el bienestar y la recuperación de las madres como es el apoyo emocional entre las propias progenitoras al compartir vivencias similares en una situación de especial vulnerabilidad”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here