Aumentan los casos de envenenamiento de animales en el campo cordobés


En lo que va de 2017 ya se han detectado los mismos casos que en el 2016 y, según los datos, parece que podrían detectarse más casos

Desde que se puso en marcha la Estrategia Andaluza Contra el Veneno, las cifras de casos de envenenamiento en animales en la provincia de Córdoba ha variado significativamente, a peor, según los datos aportados por la Junta de Andalucía, el número de casos parece estar sufriendo un incremento a medida que pasan los años. Según ha explicado el delegado de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio de la Junta de Andalucía en Córdoba, Francisco de Paula Algar, “en el año 2015 se produjeron 12 casos” de envenenamiento de animales en Córdoba; en el año 2016 fueron “13 casos”; y en lo que va de 2017 , ya se han realizado 25 inspecciones de búsqueda de veneno y de ellas, en “13 se han detectado muestras con sospechas de envenenamiento animal”.

Córdoba
Animal envenenado. /Foto: LVC

De estas 13 muestras, siete ya han sido confirmadas como casos reales. En concreto, se han localizado estos episodios en Baena, con dos casos; en Castro del Río, otros dos casos; en Lucena, un caso; en Montalbán, también un caso; y en Córdoba capital, un episodio.  Desde el año 1992 y hasta el 2013 se registraron 8.324 episodios de envenenamiento según el informe de envenenamiento en España. Esto provocó un episodio de 18.503 animales muertos.

El uso de cebos envenenados es una práctica extendida por todo el territorio español y europeo para controlar a los predadores naturales de especies cinegéticas y ganaderas. España alberga entre el 80 y el 90 por ciento de las poblaciones europeas de especies como el buitre negro, el buitre leonado, el alimoche y supone un enclave para la supervivencia de estas especies en el continente. Estas especies son víctimas todos los años “del uso indiscriminado” del veneno. A pesar de estar prohibido desde 1983, las poblaciones actuales de algunas especies protegidas de Andalucía han llegado a unos niveles preocupantes con riesgo incluso de extinción. En los últimos años la muerte de algunos ejemplares de alimoche, águila imperial ibérica, quebrantahuesos e incluso de lince ibérico ha hecho saltar la alarma a unos límites inesperados.

Córdoba
Perro envenenado. /Foto: LVC

Por este motivo, la Consejería ha convertido la lucha contra el veneno “en una de sus prioridades”. La principal medida llevada a cabo es, precisamente, la puesta en marcha de la Estrategia Andaluza contra el Veneno (EAV), en el 2004. Andalucía, así, se convierte en pionera en la lucha contra el veneno. De hecho, desde el año 2005 se han realizado unas 5.000 reuniones con ganaderos para informar sobre esta lucha, unas 25.000 horas de trabajo en concienciación, divulgación y participación.

Sin embargo, el veneno sigue siendo una lacra, ya que “sólo se localizan un 10 por ciento de los animales realmente envenenados”. El Código penal recoge penas de hasta dos años de cárcel por envenenamiento y la Ley de Flora y Fauna Silvestre lo tipifica como una infracción grave que se puede cuantificar entre 60.000 y 350.000 euros. Además, el veneno podría  producir cáncer, infertilidad y el riesgo de la vida.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here