Los turroneros, una especie en extinción


La almendra garrapiñada es el producto estrella, mientras que los turrones quedan relegados a un consumo casi exclusivo de Navidad

Cada vez es más habitual ver menos puestos de turrones en el entorno de las fiestas españolas, como es el caso de la Feria de Córdoba. La tradición de los turroneros que viajan de feria en feria se está perdiendo. Los tiempos cambian y el consumo de ciertos productos también varía.

turroneros
Antonio Hoyos, turronero. / Foto: LVC

Antonio Hoyos lleva 60 años viniendo a la Feria de Córdoba con su puesto de turrón. “Tengo 59 años pero desde que mi madre estaba embarazada de mí llevo viniendo a la Feria, sin faltar un año”. Este turronero forma parte de la segunda generación de una familia de turroneros que se ha dedicado toda la vida a este menester. “De los feriantes de Córdoba que se dedican a esta tarea, somos los más antiguos en la ciudad”, señala Antonio, quien hace unos días llegaba de Talavera de la Reina y tras la Feria de Córdoba subirá junto con su familia hasta Plasencia para seguir ofreciendo sus tradicionales productos.
feria turrón turroneros
Puesto de turrones de Antonio Hoyos en la Feria de la Salud. / Foto: LVC

En cuanto a los resultados de estos días, este feriante espera que no sean muy positivos. “La tradición está cambiando, la mayor parte de los productos han pasado a ser algo más de Navidad y los consumidores se sitúan entre los 40 y 50 años”. “Las nuevas generaciones, lamentablemente, no se acostumbran a esto, por lo que en un futuro no muy lejano desapareceremos de la Feria”, afirma este hombre que ama su trabajo.
Lo que más se vende en la Feria, según Antonio, es la almendra garrapiñada y el coco. “Los turrones apenas y las golosinas ya no tanto porque hoy en día hay muchos establecimientos comerciales que las venden”. “Algo que sí suelen seguir pidiendo mucho los niños, es el algodón de azúcar”, añade.
El puesto de Antonio Hoyos e Hijos se encuentra ubicado en un lugar de paso que da acceso a la Feria, justo antes de llegar a la portada, viniendo desde el centro comercial Eroski, te lo puedes encontrar.”El sitio está bien, aunque el precio podría ser más barato, pero como solemos decir los feriantes, de momento que me quede como estoy”. Antonio viene pagando al Ayuntamiento por los 8 días de feria en torno a los 1.200 euros.
 
 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here